Imatge

PERLA 9 “Nunca fue nuestra lengua de imposición”

Un recordatori, els Decrets de Nova Planta són un concepte que s’aplica al sistema de Govern centralitzador i absolutista imposat per Felip V, varen ser tres, el del 29 de juny de 1707 afectava a València i Aragó, el del 28 de novembre de 1715 a Mallorca i les Pitiüses, i el del 16 de gener de 1716 al Principat de Catalunya.

Juan Ramon Lodares afirma entre altres “veritats”, més aviat falsedats, que a Espanya:

“la efectividad de las leyes donde se censuraban otras fue más relativa de lo que se cree; la idea de que las normativas donde se obligaba a escribir documentos en castellano iban dirigidas contra el catalán, gallego (…) no toma en consideración las veces que iban “contra” el latín” (…) básicamente las altas esferas ya estaban muy castellanizadas (…) La Nueva Planta no pudo tener gran incidencia en la lengua catalana, y de hecho no la tuvo, al no promover la movilidad geográfica de sus habitantes, ni crear condiciones que hicieran más interesante el español en las ciudades de lo que venía siendo desde hacía dos siglos. Lo que si procuró la Nueva planta fue la entronización de una casta funcionarial, cuyos papeles en español, no frenaron otra mucha burocracia despachando en catalán”.

Aquestes són les opinions sobre les solucions intentades, com la de promoure la mobilitat de persones, per debilitar i anar esbandint la llengua catalana i prestigiar la castellana. Surten “argumentades” en l’obra editada el 2002, “Lengua y Patria”, pel professor de la Universidad Autónoma de Madrid, que en un “30 minuts” de TV3 es va fer conegut a Catalunya. El programa era “Castellà: 300 anys sense imposició”. Certament generà polèmica a Catalunya. Les seves tesis, que seguirien una llarga tradició castellana, foren utilitzades segurament pel rei Juan Carlos I, amb motiu del lliurament del premi de literatura en “Llengua Castellana, Miguel De Cervantes” el 2001, on va afirmar, com recollia el diari “El País” del 25 d’abril d’aquell any:

Nunca fue nuestra lengua de imposición, a nadie se le obligó nunca a hablar en castellano: fueron los pueblos más diversos quienes hicieron suyos por voluntad libérrima, el idioma de Cervantes,

José M. Aznar, també proper a aquest argumentari, exposava el 12 de gener de 2008 a Barcelona:

Como escribía el admirado y añorado Juan Ramón Lodares, la lengua española –por tanto, lengua de los catalanes- ha resultado ser mucho más normal de lo que se pensaba y todavía lo sigue siendo. No es posible asumir nuevas vueltas de tuerca en contra de nuestra lengua común, la de todos, como las que se proponen en el País Vasco y Cataluña.”

Estava en marxa la seva campanya contra la immersió a les escoles, i començaven a cuinar a foc lent una nova llei educativa, la LOMCE, que des de la revista de la Fundació FAES impulsaven. Ho podem veure en un article de l’octubre del 2006: ”España ¿la nación deconstruida?  “Compadeced a la Nación dividida en fragmentos cada uno de los cuales se considera una nación” on quedava clar el pensament de l’autor: José Ignacio Wert, que mereixeria més tard, probablement com a premi, el càrrec de Ministre d’Educació i podria des d’aquest lloc españolizar a los niños catalanes”.

Però resulta que si mirem documents de l’època, 1714-1717 (moment dels Decrets de Nova Plata) recollits per historiadors com Mercader, Torras i Ribé, Muñoz; i arxius com el Histórico Nacional de Madrid, o el General de Simancas,  podem trobar una gran quantitat de textos que desmenteixen aquell utòpic i fals relat de Lodares. Com es pot afirmar que no va influir si la repressió de l’idioma català va ser un dels objectius dels borbònics, i no hi van estalviar esforços?

Esmentem a José Patiño, elaborador del cadastre de 1716. S’adreçava al Consejo de Castilla en aquests termes on es podia endevinar què passaria ben aviat:

“Son tambien apasionados a su Patria en tal exceso, que les hace trastornar el uso de la Razón en muchas materias, y solamente hablan en su Lengua materna, y ningun común hasta ahora escribía, sinó es en Catalán, sin practicarse el uso de la Lengua Española”.

O aquest altre exemple referit a les sentències judicials fetes a partir de 1716:

“Antes todo lo judicial se actuava en Lengua Catalana, se escriba en adelante en Idioma Castellano, o Latín, como ya así la Real Junta lo practica; pues se logrará la inteligencia de qualesquiera Jueces Españoles, sin haver de estudiar en lo inusitado de la Lengua de este País”.

I a través d’una de les moltes cartes del Capità General de Catalunya, Castel Rodrigo, maig de 1716, entenem l’estratègia seguida per relegar el català:

“Por considerar dos razones para haver V.M. (Felip V) deliberado se substanciasen las causas en Castellano, la una para ir borrando en quanto se pueda aquel idioma Materno, de nación tan rebelde, desterrándola de un tribunal compuesto de sujetos de toda fidelidad, celo y confiança. Y a la otra porque habiendo de concurrir Ministros Castellanos y de otras provincias de España, no podrian entender fàcilmente la lengua Cathalana, tan diversa de la Castellana “.

O aquella orientació de Macanaz, Fiscal General del Consell de Castella, destinada a intercanviar religiosos catalans per castellans per anar fent desaparèixer poc a poc la llengua catalana.

Citem també l’escrit del president del Consell de Justícia, Luis de Miraval, fet a Madrid el 5 d’octubre de 1716 :

“Aunque no encuentro inconveniente substancial para que las sentencias se promulguen en lengua latina, considero que quando Su Majestad se sirvio mandar que se substanciasen los pleitos en llengua Castellana (…) con el mayor uso de la Lengua Castellana, se irá extendiendo esta, a los de aquel país, y la necesidad de sus propias dependencias en explicar, y entender sus derechos, les necessitarà a aplicarse a la inteligencia de la lengua Castellana, y por este medio insensiblemente, y por su propio interès, se aplicaran a saberla y hablarla”.

No s’aguanta doncs, aquell argument de Lodares: “La Nueva Planta no pudo tener gran incidencia en la lengua catalana, y de hecho no la tuvo” i més si tornem a recórrer als arxius, trobem documents com el datat el 28 de març de 1713 on es deia:

con la negación de los fueros, a los mismos catalanes hará el Rey un gran veneficio en no concedérselos, porque les pone en camino de ser buenos, y les quita los medios de volver a ser malos”.

Es pot dir més clar que es pretenia?

Anuncis