Imatge

Perla 5. Quevedo: “Ni es por el güevo ni es por el fuero”

La rebelión de Barcelona ni es por el güevo ni es por el fuero”,  és un retall d’un text de Francisco de Quevedo que va escriure quan era secretari del Comte-duc d’Olivares. El llegia i comentava a classe als alumnes de Batxillerat. Així, explicava el moviment separatista català, en no voler participar en la Unió d’Armes que es volia formar per participar en la Guerra dels 30 anys. A Catalunya es va generar un conflicte, conegut com la Guerra dels Segadors (1640-1659).

Explicava el doble conflicte de la revolta pagesa contra l’allotjament de soldats i la revolta política de les institucions catalanes contra els intents unificadors a l’època de Felip IV. Llegíem part del conegut “Memorial de 1625, del Conde Duque de Olivares on aconsellava al Rei:

“El negocio más importante de su Monarquia, hacerse rey de España; quiero decir Señor, que no se contente Vuestra Majestad con ser Rey de Portugal, de Aragón, de Valencia, Conde de Barcelona, sinó que trabaje y piense con consejo mudado y secreto por reduir estos reinos de que se compone España al estilo y leyes de Castilla, sin ninguna diferencia, que si Vuestra Majestad lo alcanza serà el Príncipe más poderoso del mundo”.

Els interessava, estaven atents, s’establia un bon diàleg i ajudava a entendre que l’estructura de govern a l’Espanya dels Àustria era, a meitat del segle XVII, clarament confederal. Detectaven que ja aleshores hi havia en els governants de Castella, una voluntat uniformadora i unificadora a partir de les lleis de Castella. En començar el conflicte l’estigmatització va ser ben singular i en part ha estat molt repetida, Quevedo deia:

“Son los catalanes el ladrón de tres manos, que para robar en las Iglesias, hincado de rodillas, juntaba con la izquierda otra de palo, y en tanto que viéndole puestas las dos manos, le juzgaba devoto, robaba con la derecha (…)

Valiéndose de la hipocresía patrimonial que tienen, mintiendo sentimiento. Ellos son las viruelas de sus reyes: todos las padecen, y los que escapan quedan por lo menos con señales de haberlas tenido.

Son los catalanes aborto monstruoso de la política. Libres con señor; por eso el Conde de Barcelona no es dignidad, sino vocábulo y voz desnuda. Tienen príncipe como el cuerpo alma para vivir, y como éste alega contra la razón apetitos y vicios, aquéllos contra la razón de su señor alegan privilegios y fueros. Dicen que tienen Conde, como el que dice que tiene tantos años. Ser su virrey es tal cargo que a los que lo son se puede decir que los condenan, y no los honran. Su poder en tal cargo es solo ir a saber lo que él y el Príncipe no pueden. Sus embajadas a su Gobernador cada hora no tratan de otra cosa sino de advertirle que no pueden ordenar ni mandar ni hacer nada, anegándole en privilegios. Esta gente, de natural tan contagiosa; esta provincia, apestada con esta gente; este laberinto en privilegios; este caos de fueros, que llaman condado, se atreve a proponer a Su Majestad que su gobierno mude de aires, quiere decir, de ministros”

quevedo_3
Francisco de Quevedo (1580-1645)

El tema dels ministres és recurrent i certament es pot comprovar que la proporció de ministres catalans en la governança d’Espanya no ha estat mai proporcional a la població del Principat. A més en l’estratègia d’enfrontament entre bo i dolent, entre amic i enemic, entre raó i seny, s’imposa gairebé sempre la que podríem dir raó d’Estat, en aquest cas la raó de Castella, no la de Catalunya. No s’acceptava ja al segle XVII el concepte de confederació tradicional dins la Corona d’Aragó.

Així, doncs, per Quevedo la sublevació catalana, no era ni per “huevo” ni per “fuero”,  és a dir, ni per ous o matèries tangibles, arancels, competències o financiació ni per furs o matèries simbòliques i emocionals, com som una nació o una regió, l’estatus de la llengua, himnes i banderes. Finalment, avui la reinvindicació catalana és per tot plegat: ous i furs; interessos i passions. Indestriable.

Anuncis