Imatge

Perla 52. Errors i prejudicis antics vistos per l’austríac Anton Sieberer

Imatge principal. Cartell de Carles Fontseré per al Socors Roig Internacional

Un diagnòstic clar per a una situació complexa

Llegint les aportacions de Sieberer, en el llibre ja esmentat en les Perles 50 i 51, es confirma que coneixia prou bé la complexitat de Catalunya i també les seves relacions amb l’Estat, així com la intricada realitat de la diversitat, la incomprensió entre  sensibilitats polítiques i socials existent a Catalunya i a Espanya. L’austríac havia recorregut molts llocs d’Espanya i feu una perllongada estada a Catalunya al llarg dels anys 1934 i 1935, durant l’època de la Segona República.

Un cop retornat a Viena, s’assabentaria  que el 18 de juliol de 1936 s’havia produït  una revolta militar a Espanya i que, en part,  havia fracassat en no aconseguir controlar d’inici ciutats com Barcelona, Madrid, Bilbao o València, i començà  una llarga guerra civil. El llibre es va acabar d’escriure amb el conflicte ja començat i abans de l’ocupació nazi de Viena  (12 de març  del 1938). En ell  esmenta que el govern republicà  està ubicat a València després d’abandonar Madrid (del 7 de novembre del 36 al 31 d’octubre del 37). La guerra, doncs, no estava encara decidida  i ell apuntava que podia tenir tres finals. Un d’aquests avançava que seria “un calvario”.

Perla 52 mapa GC

Imatge: Mapa de la situació de la Guerra Civil quan València és la capital de l’estat 

Sieberer, va saber focalitzar a partir d’una acurada  mirada què estava passant a l’Espanya que va recórrer  i va voler entendre, i va recollir també les aspiracions que havia copsat en aquella  societat desigual del anys 30. Com a vienès era coneixedor de la defensa que feren els partidaris de l’Arxiduc Carles per  mantenir les institucions pròpies de Catalunya i que es perderen aquell 11 de setembre de 1714. Recordem que foren molts els exiliats  catalans que s’instal·laren a Viena (Francesc de Castellví, autor d’unes “Narraciones históricas”, bàsiques per conèixer els fets d’aquells moments, o en Carrasclet, comentat a la Perla 21). Aquells exiliats  deixaren petjada en la seva ciutat austríaca. Ho testimonien edificis vienesos com l’església de La Mare de Déu de la Mercè (amb imatges de la Mercè i Santa Eulàlia) o el monestir de Montserrat, com ha documentat  abastament Agustí Alcoberro a L’exili austriacista (1713-1747)

Sieberer, en la seva llarga  estada a Espanya, es va acabar d’informar sobre el terreny per tal de poder extraure una anàlisi que va sorprendre a Vicens Vives per la seva capacitat, sobretot, d’establir connexions i contraposicions  d’un mateix esdeveniment segons les òptiques castellana i la catalana. També pel fet d’apuntar divergències entre les diferents forces catalanistes al llarg del recorregut històric que fa. Esmenta i situa a molts  personatges destacats com Ramon Llull, Cambó, Companys, Prat de la Riba, Torras i Bages, Batet, Dencàs, Estelrich, Franco, Dr. Robert, Primo de Rivera, el poeta Maragall o Pi i Margall, de qui valorava el llibre de 1870: Las Nacionalidades. Escritos y discursos sobre federalismo i la seva activitat  dins el federalisme peninsular. Sieberer recollia una de les  seves assercions:

”todo hombre  era por esencia libre y soberano de sí mismo, y  entre soberanías no cabía ninguna sumisión, solo podían existir pactos.” 

Un dels molts exemples que demostren la seva informació historicista, la podem estimar quan fa referència  a un fet centrat en Alfons el Magnànim.  Li servia per posar l’accent en la  diferent manera d’entendre el poder i d’exercir-lo per part dels governants de Catalunya i  els de Castella, ja en èpoques ben llunyanes. Alfons el Magnànim o el Benigne (1327-1336) es  casà en  segones núpcies  amb Elionor de Castella i Portugal amb qui tingué un segon fill, Ferran. Amb la primera dona, Teresa d’Entença,  havia tingut el primogènit Pere (conegut com a Pere III). La reina Elionor va aconseguir el marquesat de Tortosa per al seu fill. Ho considerà insuficient i volia ampliar-ho amb més terres del Regne de València. La situació va provocar una protesta encapçalada per Guillem de Vinatea  a la mateixa ciutat de València (1333). Aquest va exposar davant el matrimoni “que allò era treure el regne (de València) de la Corona d’Aragó, i deixar València aïllada, que no seria res”. Davant d’aquest advertiment  

“la reina toda irada, plorant, dix: Senyor esto non consentiría El rei don Alfonso de Castilla, hermano nuestro, que él no los degollase todos”.

E lo senyor rei respós: ”Reina, reina, el nostre poble és franc e no és així subjugat, e Nós a ells com a bons vassalls e companyons”.

Finalment,  les donacions no es realitzaren, en respecte al tramat institucional català.

El pacte de San Sebastià

En el llibre de Sieberer es troben també referències al “Pacte de Sant Sebastià” de 1930, la proclamació de la República al 1931, als fets d’octubre de 1934 o a com poden  ser enteses paraules com separatisme o nacionalisme  en  ser pronunciades  per un castellà o per un català.

L’oposició va començar a organitzar-se i, l’agost de 1930, els republicans, els catalanistes d’esquerra i el PSOE van reunir-se a Sant Sebastià per articular una plataforma d’acció conjunta contra la monarquia. Hi van assistir Manuel Azaña (Acción Republicana), Alejandro Lerroux (Alianza Republicana), Álvaro de Albornoz (Partido Radical Socialista),  Marcel·lí Domingo (Partido Radical Socialista), Santiago Casares Quiroga (Federación Republicana de Galicia), Fernando de los Ríos (PSOE) i Indalecio Prieto (PSOE). Com a representants de les organitzacions catalanes van figurar-hi Manuel Carrasco i Formiguera (Acció Catalana), Macià Mallol (Acció Republicana) i Jaume Aiguader (Estat Català).

Perla 52. Pacto de San Sebastian

Imatge:  Primer Govern republicà presidit per Niceto Alcalà-Zamora i els seus ministres, molts dels quals eren signants del Pacte de San Sebastià

Espanya enfront Catalunya

A continuació, seguim aportant extractes del llibre España frente a Cataluña, segons la traducció de Jordi Arquer. Obra que  Vicens Vives entengué que calia llegir ja que, segons ell:   

la millor interpretació del moviment catalanista es troba avui dia a les pàgines d’Anton Sieberer ´Katalonien gegen Kastilien:zur innepolitschen problematik Spaniens´”. 

Fins i tot sembla que molts dels aspectes recollits són de plena actualitat, i cadascú podrà subratllar aquells que estimi més afinats.

En el capítol desè: ”Lliga – Esquerra”

Solamente con una lucha política tenaz se podía obtener lo que el Estado español no quería conceder voluntariamente. Política significa táctica y, con la cuestión táctica a emplear y de los aliados posibles, tocamos ya a una fuente inagotable de divergencias en el seno del catalanismo.

¿Hay nada más natural en los tiempos de realeza autócrata y de dictadura que un sector importante del catalanismo viese en las fuerzas republicanas y democráticas de España sus aliados naturales?… …obtención de un estatuto autónomo fueron precedidos del célebre Pacto de San Sebastián… la izquierda catalana hizo causa común contra el enemigo común. Ella veía dentro de un régimen efectivamente democrático en España, la única garantía de liberación duradera de Cataluña (…) El soplo de libertad general que tenía que entrar en España con la República democrática, las cadenas que hasta entonces habían ligado a Cataluña habían de caer. Una democracia española ya no tendría ningún interés en hacer de Cataluña una esclava. Esto es los que pensaban los que fueron a San Sebastián, la República en España significa una Cataluña libre, por lo que los republicanos españoles son nuestros aliados naturales… Amalgama de revolución y de liberación nacional…. (..) después de abril del 31 ya no se preguntó más si la política de Cambó de la derecha catalana durante la dictadura y el último año de la monarquía había sido justa o falsa, si se había sido perspicaz cubriendo, con su propio cuerpo, la monarquía hasta el último momento (…) la respuesta a esta política incomprensible a la mayoría de los catalanistas fue el triunfo de la izquierda, el juicio popular aniquilando a la derecha catalana (…) la inevitable oposición interior en el seno de un partido que es al mismo tiempo nacional revolucionario y social-conservador, conduce a un callejón sin salida y a la derrota (…) la “Lliga” había hecho con esta actuación la victoria de Macià. 

Es profundamente trágico que Cambó, el jefe incontestable del movimiento catalanista después de la muerte de Prat de la Riba haya tenido que abandonar el país para poner su vida en seguridad…. Las masas agriadas veían en Cambó al amigo del rey, el hombre de confianza del poder derribado, y olvidaban el gran catalanista que fue. (…)

La “Lliga” vio como le quitaron el fruto de su largo trabajo. ¿y quién? Gentes que a sus ojos no eran otra cosa que una masa confusa de advenedizos políticos.

I continua…

Es así como sobre el altar de la Cataluña autónoma, que nacía en su joven gloria y esplendor, todas las fuerzas de la Patria no se hallaron de acuerdo, sino que fue sembrado el germen de una grande disputa de hermanos y de una amargura que había de causar muchas desgracias. (…)

Los catalanistas de izquierdas habían hecho la revolución de acuerdo con los republicanos españoles, y así éstos habían ayudado a conquistar el poder a los primeros en Cataluña. La “Lliga” se atrincheró en 1934 detrás del Tribunal de Garantías Constitucionales, a fin de que este anulara las leyes decretadas por el Gobierno catalán en ejercicio de sus derechos autónomos, y conmovió de este modo la posición de la “Esquerra”. (…)

La revolución reprimida del 6 de octubre del 34 puso fin bruscamente a la supremacía de la “Esquerra”. El Estatuto no fue anulado sino suspendido por tiempo indefinido. Madrid podía escoger entre mandar a Barcelona a   castellanos con el fin de que demostraran a los catalanes por el antiguo método quien era el dueño del país o encargar a catalanes que tuvieran la confianza del Gobierno español… optaron por la segunda opción y algunos notables de la “Lliga” entraron en la Generalitat (…) Los que habían sido designados por gracia de Madrid aceptaron el mandato y continuaron en funciones hasta febrero de 1936, en los lugares de donde habían sido expulsados los representantes elegidos por el pueblo catalán por los fusiles castellanos; ellos ejercen las funciones cuyos titulares legales precedentes, nombrados por vía electoral, purgaban su pena en la prisión.

Si el Gobierno castellano hubiera tenido la intención de desacreditar para siempre a la “Lliga” en su propio país e inutilizarla desde el punto de vista político, no hubiera obrado de otra forma (…) ellos declararon que hacían conscientemente un sacrificio (…) a fin de alejar el peligro de un Gobierno autoritario puramente castellano. En el terreno táctico un segundo error (el primero su profesión de fe monárquica) … además estaba presente en la memoria de todos que la “Lliga” ayudó a establecer en 1923 la dictadura (…) 

En el orden de las cosas que la izquierda catalana tenga un programa más variado que la derecha, cuyo programa se limita a las reivindicaciones del catalanismo. En la izquierda un gran número de puntos de orden general añádase a él, por ejemplo, reivindicaciones concernientes a las horas de trabajo, los contratos colectivos, las relaciones de la Iglesia con el Estado, etc..; objetivos que los partidos no catalanistas procuraban también inscribir en su programa. Es justamente esa amalgama de objetivos catalanistas y de reformas sociales lo que tuvo tal éxito, cerca de una parte considerable de la población. (…)

Comparado con las necesidades del momento, el catalanismo, tal como la “Lliga” lo predicaba, aparecía como un programa de intelectuales y la “Lliga” como un partido de torre de marfil. (…)

El hecho de haber ganado al catalanismo un número de obreros que no es de menospreciar, tiene una grande importancia. Precedentemente era imposible imaginar el catalanismo sin sus estrechos lazos con la iglesia católica. Había obispos que eran catalanistas fervientes y notables. (…) pero desde que la nueva forma de catalanismo predomina, y desde que el catalanismo de la “Lliga” ha pasado a segundo plano, muchas cosas naturalmente han cambiado: Torras i Bages, obispo de Vic, escribió a comienzos de siglo” O el catalanismo será religioso, o no será”. Estas palabras parece que han perdido su valor. (..)

Con la guerra civil (…) el catalanismo de derecha, en tanto que fuerza visible y efectiva, ha desaparecido de la superficie de la tierra. Sus jefes están en el extranjero o han dejado de existir. Los miembros de la “Lliga” que han quedado en el país han devenido una masa amorfa a la cual falta toda significación política. Son náufrago cuyo navío ha sido destruido por la fuerza de los acontecimientos. Su elasticidad política les habría permitido el reconocimiento de Franco, a condición de que este acordara a Cataluña una extensa autonomía. Leemos en el “Mercure de France” del 1º de diciembre de 1936, en un artículo escrito por un catalanista de derecha” Si el general Franco quisiera reconocer el hecho catalán y dulcificar sus exigencias dictatoriales a este respecto, una gran parte de la opinión pública catalana estaría de ello satisfecha. Nosotros no somos partidarios de una dictadura: no obstante, la paz es siempre preferible a la guerra”. Para Franco las eventuales intenciones amigables de un partido, que no es ya dentro de su propia patria un factor de poder, no tienen, sin embargo, valor.

En capítol onzè: La revolución de octubre de 1934 en Barcelona.

Los resultados de las elecciones del 12 de abril de 1931 habían suscitado en Cataluña una ola de entusiasmo. (…) parecía que el espíritu de Cataluña se hubiera adueñado del poder en el país. La satisfacción de todas las aspiraciones a la autonomía parecía asegurada de un solo golpe. De nuevo podía mirarse cara a cara como un amigo al castellano. Algunos días habían sido suficientes para derribar el muro de odio y de desconfianza, que largos años había resistido a los esfuerzos bien intencionados. Este entusiasmo de luna de miel había de enfriarse un poco cuando empezaron en 1932 las negociaciones en el Parlamento de Madrid relativas al Estatuto autonómico catalán, al ver que el proyecto original que los catalanes habían preparado experimentaba una tras otra toda clase de mutilaciones.

El Estatuto (…) finalmente aprobado (…) no podía sin una gran dosis de buena voluntad ser aún celebrado como una conquista.

(…) octubre 34, Companys proclama la república catalana, no una república completamente separada de España. Sino una república catalana dentro del cuadro de una federación española (…) el general Batet respondió marchando contra el Palacio del Gobierno catalán (…). Es entonces cuando se pone de manifiesto la completa desorganización y el desorden escandaloso del “Estat Catalá” (…). La revolución catalana del 6 de octubre no fue solamente una derrota, sino que por su brevedad fue una vergüenza (…) el tiempo ha dado la razón a Companys. La resurrección política hacia el poder y la gloria siguió a la detención preventiva … la derrota había sido fecunda. En prisión, le acompaña la convicción de los catalanes de que había actuado como verdadero revolucionario, pero que había sido víctima de partidarios sin ponderación. En España, existe un sentido muy desarrollado de admiración por los mártires políticos. Algunos prisioneros simpáticos que se tratan de liberar hacen mucha más propaganda en favor de las elecciones que el más magnífico programa. (…)

Perla 52 soldats-generalitat-31721-png

El 6 de octubre no es solamente una desgraciada efemérides del calendario del catalanismo (…) las verdaderas causas de la ruina fueron la discordia interior y una falta de organización sin ejemplo.

En el capítol dotzè: Separatismo

El número de catalanes que verdaderamente toman posición en la cuestión del separatismo ha sido siempre muy restringido. Lo que será la solución definitiva del problema catalán, dependerá en última instancia del grado de buena voluntad del Gobierno español y de su comprensión de las reivindicaciones catalanas.  “Si nosotros vemos la posibilidad de ser a la vez españoles y catalanes estaremos completamente de acuerdo. Pero si se nos quiere obligar a renunciar a nuestros orígenes catalanes, para hacer de nosotros españoles cien por cien, dejaremos de ser españoles para ser otra vez enteramente catalanes”. Una política de opresión severa y despiadada no dejaría otra solución posible que la separación.

“En cada uno de nosotros se esconde en algún sitio un separatista, me ha declarado un día un catalanista notable. Si se nos veja y se nos disgusta, el separatista que hay en nosotros levanta la cabeza. Por imperativos de razón somos antiseparatistas. El separatismo es una cuestión de sentimiento (…) es pues, preciso que no se nos ponga en situación de perder todo discernimiento.

La palabra “separatismo” no ha sido inventada por los catalanes para designar su objetivo. Es una palabra que han empleado los castellanos para tratarlos de traidores a la patria. Separatista es una injuria. Quiere decir: ”Sabed que no somos tan bestias para no ver adonde vosotros queréis ir. Vuestro regionalismo es la piel de cordero con la que el lobo separatista se ha envuelto”. Este es, además, un método bien conocido para exagerar la enormidad de determinadas reivindicaciones incómodas y designarlas con una palabra que engendre miedo.

Los escándalos separatistas de los catalanes han hecho siempre el juego a los castellanos. Toda expresión o alusión separatista daba la vuelta a los diarios chovinistas y con su ayuda el peligro y las verdaderas intenciones del catalanismo eran sacadas de nuevo a la luz pública. Ya (Joan) Maragall se ha lamentado del eco monótono y odioso que vuelve a los oídos de los catalanes procedentes de las tribunas de los oradores castellanos y de las columnas de los diarios de la meseta, todas las veces que aquellos se atreven a expresar aspiraciones modestas: “Si nosotros hablamos de colaboración económica, se nos responde: separatismo; si pedimos un poco más de libertad dentro de la administración de nuestra patria, ellos se ponen todos a gritar: separatismo. Y al mismo tiempo querrían que nos sintiéramos españoles.

Prat de la Riba escribe en 1900 algo análogo:” Si nosotros llevamos la barretina o si cantamos los “Segadors”, esto significa a los ojos de los castellanos el non plus ultra del separatismo” (…) “sois vosotros los que sois separatistas, no nosotros: ese reproche en boca de los catalanes es tan viejo como el catalanismo y tan vivo hoy como el primer día. Cuando nosotros gritamos.” ¡Viva Cataluña!” vosotros entendéis “¡Muera España!”. Cuando nosotros queremos el bien de Cataluña, os parece a vosotros que es un complot contra Castilla. En todo lo que es una ventaja para nosotros veis un daño para vosotros. Sois vosotros -y no nosotros- quienes juzgáis los intereses de Cataluña y de Castilla inconciliables y fundamentalmente antagónicos”.

Perla 52 PratRiba-4716

Imatge. Retrat d’Enric Prat de la Riba com a President de la Diputació de Barcelona, obra de Josep Gallés i Malats 

El Dr. Robert, jefe catalanista y alcalde de Barcelona (…) “Si yo fuera separatista, tendría que desear que ellos se condujeran en Madrid cabalmente como lo hacen.” (…)

La policía de mano de hierro frente al catalanismo ha tenido ya la ocasión de hacer sus pruebas, la última vez, bajo Primo de Rivera, durante ese período de 7 años. Todas las demostraciones y manifestaciones del nacionalismo eran severamente prohibidas, bien pronto se tuvo la impresión de que el sueño de los castellanos habíase por fin realizado y que todas las cabezas de la hidra del catalanismo habían sido definitivamente cortadas. En diversas ocasiones el dictador declara que el catalanismo es asunto liquidado. ¡Cuán amarga fue la decepción, cuando en 1930 y 1931 pareció que el catalanismo no había expirado durante la opresión, como lo habían creído los partidarios de la dictadura, sino que por el contrario había ganado en fuerza de convicciones y en potencia combativa, para celebrar su resurrección, cuando cesa la violencia, con una plenitud de fuerza jamás vista hasta entonces!

A fin de demostrar lo absurdo, incluso la falta de pudor de las reivindicaciones autónomas catalanas, los castellanos invitan a las siguientes consideraciones: ¿Qué significa “autonomía”? ¿No quiere decir esto que Cataluña quiere rehusarnos todo control y toda influencia sobre su desenvolvimiento? Pero, pues que Cataluña continuaría siendo una parte de España, ella proseguiría en el futuro enviando sus delegados al parlamento español. Los castellanos no tendrían, pues, nada que decir en Cataluña; pero los catalanes, como lo han hecho hasta ahora, continuarían participando en las decisiones que regulan los destinos de España. Todo castellano seria mirado en Cataluña como un extranjero, indeseable; contrariamente, los catalanes querrían, sobre los derechos aumentados, los privilegios que ellos han disfrutado hasta ahora, en su patria grande. Ante tales pretensiones no podemos hacer otra cosa que mantenernos en nuestra convicción política, como en el pasado. La única reivindicación justa es y continúa siendo el mismo derecho para todos, un Estado para todos, cuya voluntad está compuesta de todos en la misma medida.

El anticatalanismo belicoso alcanza en Castilla a todas las clases de población. El núcleo de la catalanofobia no se encuentra solamente en la aristocracia castellana y en los generales, en el medio servil de los profesores y abogados de Burgos, Valladolid y Salamanca. Una proporción considerable del pueblo castellano alimenta parecidos sentimientos. ¡Muera el catalán insubordinado!  es en Castilla una consigna electoral que atrae a la multitud. Una gran parte del pueblo castellano se siente apasionadamente interesado en el mantenimiento del estado de cosas que ha existido hasta ahora, en la continuación del Estado español centralizador. Esta circunstancia quita a los hombres que se suceden en el gobierno, una parte de responsabilidad en su política catalana.

La mayoría de los castellanos (considera) la indulgencia hacia los catalanes como un crimen de alta traición.  (…) Lo decimos sin miramientos: los castellanos detestan y aborrecen no a los catalanes, sino más bien a los catalanistas. No cabe exigir de nosotros que escuchemos con calma la pretensión incalificable de los catalanistas de ser ellos un pueblo por sí mismo. (…)

No se puede, pues, esperar una solución por medio de la extirpación del catalanismo, o de una victoria ganada sobre él, ni cortando el nudo, derrotando a aquel completamente. No cabe otra cosa, pues, que un acuerdo para la solución del conflicto. Lo que resulta psicológicamente hablando, lo más difícil.

Una tensión tan fuerte en el interior de un país, especialmente cuando ella dura desde hace tanto tiempo en estado agudo, reclama a grandes voces una solución, que no sea de paños calientes: una solución así es engañosa, agota las fuerzas, las liga a un objeto estéril. E incluso el valor de una solución radical catastrófica solo trae el precio de grandes sacrificios la apariencia temporal de una solución.

Mas de una cabeza dura tendrá que inclinarse y será necesaria mucha paciencia y gran cantidad de buena voluntad, simplemente para allanar la montaña de los errores y de los prejuicios antiguos.

En el capítol tretzè:  ¿España está enferma?

Recorda la crisi del 1898 i el rebrot del catalanisme:

España no solamente es el país en el que el anarquismo juega aún un papel importante, es también el país en que la falta de disciplina del ciudadano prevalece sobre los decretos del Estado (…) Puesto que el Estado no representa gran cosa para el español ¿hay algo natural que no sea absolutamente nada para el catalán? (…)

No es solamente el carácter de un pueblo el que determina su historia, sino la historia la que forma, en una medida más grande, el carácter. (…)  El alma de España está enferma, dicen los poetas. La raíz de su mal es la ausencia de un objetivo purificador. Para remediar este hueco, se ha inventado el ibero americanismo. ¡Hosanna! Los españoles no han perdido su imperio universal. Si ellos ya no son el ombligo de un imperio político, son, no obstante, de una civilización que abarca la madre patria el mundo, de toda la América del sur y de la América central. Infundir a este vasto navío una nueva vida, es el objetivo ideal, buscado desde largo tiempo para curar a España.

(…) El ibero americanismo, no colmará probablemente las esperanzas… sería más normal buscar en la misma España objetivos capaces de traer el restablecimiento de su salud (apuntava aquí que faltaven projectes d’instrucció, de reforma agrària…). El amor a su patria chica es en España el sucedáneo del interés ausente por los destinos de la nación, (…) El catalán es ante todo, con toda su alma, catalán. La razón le aconseja no renunciar a pertenecer al gran Estado español o le convence de la inutilidad de tal esfuerzo.

Perla 52-cartell GC

En el capítol dinovè: Los catalanes y la guerra civil. 

(…) En el caso de una victoria del Gobierno de Valencia, la organización federativa de la España futura es casi segura. Los deseos nacionales y regionales estarían así satisfechos y las minorías contentas dejarían de ser los “enfants terribles” del Estado. Por el contrario, una España de Franco, no sentiría probablemente la menor veleidad de hacer concesiones a las minorías. Las viejas tensiones serían de este modo inevitablemente eternizadas y el germen de nuevos conflictos graves sería sembrado para el futuro. Catalunya puede ser conquistada, pero no convertida. 

El futuro impenetrable esconde aún una tercera posibilidad…. Acabar dividida en dos Estados…una España central gobernada por una dictadura y una Catalunya republicana (…) Sea lo que fuera (…) no parece en ningún modo que el calvario de España deba acabar con la guerra civil.

 

Perla 52 Els caiguts et necessiten

Imatge: Els caiguts et necessiten. Cartell de la Guerra civil. Generalitat de Catalunya

Imatge

Perla 38. Els catalans han tingut poder polític a l’Estat?

Imatge principal: Acudit publicat a La Campana de Gràcia (14-X-1899) deu dies abans del cessament de Manuel Duran i Bas (Barcelona, 1823-1907) com a ministre de Gràcia i Justícia al govern Silvela-Polavieja.

La revolta catalana

John H. Elliot és un hispanista britànic, autor del llibre editat el 2018: Catalans i escocesos. Unió i discòrdia, i d’altres d’obres com: La España imperial 1469-1716, La Revolta Catalana (1598-1640) i El mundo hispánico: Civilización e imperio, Europa y América, pasado y presente.  Elliot, en aquest darrer intenta analitzar el lloc d’Espanya dins de la civilització mundial, i en el capítol Hacia el gobierno unitarioexplica:

La oportunidad se le presentó a  Madrid con el cambio de dinastía a la muerte de Carlos II, en 1700. En el enfrentamiento que se entabló por la sucesión, los reinos de la Corona de Aragón se alinearon, con un grado diverso de compromiso, con el pretendiente austríaco de la casa de Habsburgo, contra el primer monarca borbónico de España, Felipe V, que había sido elegido por Carlos para sucederle en el trono. La victoria de Felipe V en la Guerra de Sucesión le dio a él y a sus ministros la posibilidad de conseguir lo que Olivares no había podido alcanzar. Utilizando como pretexto la rebelión de la Corona de Aragón, introdujeron en Aragón y Valencia y, finalmente en 1716, en la derrotada Cataluña, la llamada Nueva Planta, una nueva forma de gobierno que implicaba la abolición de sus Cortes y de los sistemas constitucionales tradicionales, la imposición de nuevas leyes, Nuevos oficiales y Nuevos impuestos y la prohibición de utilizar la lengua catalana en los asuntos oficiales (…) España se convirtió en teoría (…) en un Estado unitario gobernado desde Madrid. (…) y alimentaría profundas causas de resentimiento contra Castilla por pretender identificar con ella al conjunto de España.”

perla 38 catalans & escocesos

John H. Elliot: Catalans i escocesos. Unió i discordia, 2018

El 3 d’abril de 2017, Elliot va fer una conferència a Madrid, amb aquest títol: “Cataluña y Escocia, dos historias” oferint una versió comparativa entre ambdós processos independentistes que es viuen a Escòcia i Catalunya. Ho centrava en semblances i diferències entre dues nacions avui integrades en uns estats i que manifesten obertes discrepàncies sobre les relacions i tractes que hi mantenen. La seva visió, amb enfoc historicista, remarcà un fet diferencial ben específic: els escassos catalans que han gestionat el poder estatal a Espanya, contràriament als molts escocesos que es van anar incorporant a les estructures estatals del Regne Unit. Elliot ho deia així: “me hubiera gustado ver a un catalán en el centro de poder”. N’hi hagué tres de rellevants, i certament duraren molt poc. Elliot no es proclama partidari de la independència però sí que puntualitza que no hi ha hagut voluntat d’entesa ni de narració en el fet d’una Espanya que qualifica de diversa i plural.

Lo catalanisme

Al segle XIX, una de les figures cabdals del catalanisme polític va ser Valentí Almirall, impulsor del Memorial de Greuges lliurat a Alfons XII el 1885, i redactor l’any següent de les bases ideològiques d’un catalanisme progressista en Lo Catalanisme. Amb anterioritat  l’any 1879, va fundar i va escriure el Diari Català. Foren dos articles, amb un mateix títol: “Los ministres catalans (I) el  30 d’agost, i “Los ministres catalans” (II) el 3 d’octubre, centrats en la participació catalana en el Govern d’Espanya. Han passat 140 anys, i Almirall ho argumentava així:

“Des de que Catalunya fou unida a Espanya hi ha hagut tants pocs ministres catalans que poden comptar-se amb los dits”. (…) Abans del sigle actual se comprèn que això succeís. Des de la presa de Barcelona per Felip V, i tal vegada des de molt anteriorment, Catalunya no era més que un país conquistat i sobre d’ella pesava la llei dura del vencedor. Natural era, doncs, que els castellans se reservessin per a ells los alts càrrecs de l’Estat, sens donar la més petita representació a la nostra comarca (sic). Obeir, pagar i callar són los únics drets del que ha deixat dominar-se per la força de les armes.

Però hi hagué un dia en què ens digueren que tot allò s’oblidava i que Catalunya al crit de visca la llibertat i a l’amparo d’una constitució moderna passava a ser una o vàries províncies germanes de totes les restes espanyoles. Los catalans entraren amb entusiasme i amb bona fe en la nova senda, però al poc temps poguérem ja convèncer-nos de que baix cert punt de vista no havíem pas guanyat gran cosa en lo canvi. Dintre del sistema constitucional (Nota: Època de la Restauració Canovista i de la Constitució de 1876) seguí tenint-se´ns tan poques consideracions com dintre de l’arbitrarietat absolutista.

Gràcies a aquest desvio incalificable ha succeït que des de que es proclamaren per primera vegada los drets constitucionals dels espanyols, o sigui des de principi de sigle, si a Espanya hi ha hagut més de mil cinc-cents ministres, pocs los que hi ha hagut de catalans.

Que aquest número és molt inferior al que naturalment nos tocava no cal demostrar-ho. Si busquéssim la relació per províncies, i les suposéssim totes iguals en il·lustració i altres condicions, tindríem que essent quaranta-nou les que formen la nació, i quatre les catalanes, dels mil cinc-cents ministres nos tocaria la dotzava part, més de cent setanta-cinc. Si busquéssim la relació per lo número relatiu d’habitants, lo resultat seria encara més favorable a Catalunya”.

Un fet tan constantment repetit com l’exclusió dels catalans del poder, no pot esser fill de la casualitat. Si d’això no n’estessim ben persuadits, nos bastaria recordar la cridòria que aixecaven tots los diaris de  Madrid sens distinció de colors quan, en 1873, se verificà lo fet de que en lo primer ministeri de la República hi haguessin tres catalans. Al sentir les exclamacions i ploricons dels madrilenyos no semblava sinó que els bàrbaros haguessin atravessat les portes de la vila dels pressupostos.(…) Lo manar i lo cobrar és privilegi exclusiu dels madrilenyos.”

perla 38 valenti_almirall

ALMIRALL, Valentí. Lo catalanisme. Motius que ‘l llegitiman. Fonaments cientifichs y solucions practicas. Barcelona: Llibreria de Verdaguer – Llibreria de Lopez, 1886.

Tres catalans i maçons amb poder

El professor, Borja de Riquer descriu la participació catalana en la política espanyola, i coincideix amb els arguments d’Elliot o Almirall, en dir que fou: una experiència fallida, i menciona la reduïda influència política de Catalunya en valorar l’escassa participació i presència de catalans als governs espanyols del segle XIX.

“Només en el sexenni Revolucionari (1868-1874) hi hagué catalans en el primer pla de la política espanyola, amb tres caps de Govern: Joan Prim, Estanislau Figueras i Francesc Pi i Margall”.

Els tres eren maçons però discrepants en la manera d’organitzar l’Estat. Els tres estigueren ben poc temps al cap del govern, el primer en la revolució del 1868, aquella que porta per primer cop el sufragi universal (Perla 33) i en transició cap a la monarquia d’Amadeu de Saboya i quan aquest dimití es proclamà la Primera República, on Pi i Margall i Figueras ocuparien  la primacia del Govern.

Una de les crítiques rebudes apuntava als seus orígens com recollí Albert Balcells. En el text  s’apuntava de manera crítica i mordaç en un diari madrilenyEl eco de España” 15-4-1873:

Con el advenimiento de la República España ha pasado a ser patrimonio de Cataluña. El Presidente del Poder Ejecutivo, catalán. El ministro de Gobernación, catalán. El ministro de Hacienda, catalán. De los cuarenta y nueve Gobiernos de provincia, treinta y dos están desempeñados por catalanes. Pues todavía no están contentos. Será necesario darles un ministerio homogéneo, todo catalán, los diecisiete Gobiernos de provincia que les faltan, y que el resto de España les pague un crecido tributo, para que nos dispensen el obsequio de no declararse independientes ni piensen en mudar de nacionalidad. No tienen los catalanes la culpa, sino los castellanos, los aragoneses, los valencianos, los andaluces, extremeños, gallegos y demás españoles que lo sufren y lo consienten”.

Quan governaven molt freqüentment dirigents d’altres procedències com madrilenys, andalusos o bascos ho criticaven? Els articulistes de la premsa no digerien els resultats d’unes eleccions democràtiques (masculines) que permetia una nova forma d’organització política republicana. Tenien por de reconèixer la complexitat d’un fet diferencial com el català? O podríem entendre-ho també com a catalanofòbia?   

perla 37 borja de riquer

Portada del llibre de Borja de Riquer: Anar de debó. Els catalans i Espanya

Aquella etapa republicana fou molt curta i excepcional. Borja de Riquer ajusta que:

“entre 1814 i el 1900, de vuit-cents cinquanta ministres només vint-i-dos van ser catalans; és a dir, el 2’5 per cent del total, quan Catalunya representava aleshores més del 10 per cent de la població d’Espanya”.

I si agafem els darrers anys, a partir de la mort del dictador, 1975, una etapa que podria haver estat més participativa, durant els governs d’Arias Navarro, Suárez, Calvo Sotelo, González, Aznar, Zapatero, Rajoy, Sánchez, és a dir entre 1975-2018, trobem els següents ministres catalans: Punset, Mayor Zaragoza, Rovira, Lavilla, Borrell, Lluch, Majó, Serra, Solé Tura, Birulés, Piqué, García Valdecasas, Clos, Corbacho, Chacon, Montilla, Fernández Díaz,  D. Montserrat, Borrell i Batet. Frega el 4% del total, en 43 anys. (A la Perla 12 fèiem referència als ministres del franquisme)

Al llarg d’aquest temps, Catalunya representa més o menys el 16% de la població total d’Espanya. El 4% és un percentatge molt inferior al que hauria correspost a Catalunya. Inferior també pel que fa al PIB que l’any 2016 –per citar-ne un- era  el 18’9 segons  el mateix “Instituto Nacional de Estadística”, essent la comunitat que més aportava a l’Estat. Inferior tanmateix a les inversions de l’Estat en obra pública ja que  a Catalunya, no arriba al 10%. També és inferior a la mitjana del finançament autonòmic, on no s’aplica cap criteri d’ordinalitat  de manera que des de la Constitució del 78 els habitants de Catalunya any rere any reben molt menys del que aporten,  (un exemple: l’any 2014 Cantàbria, La Rioja, Extremadura, Aragó, Castella i Lleó rebien més de 2.600 €/hab. mentre que a Catalunya en corresponia 2.196). És inferior al percentatge territorial de Catalunya que és del 6,14% del total de la superfície espanyola. Si ho miréssim en l’apartat  d’una divisió administrativa com feia Almirall, les  4 províncies sobre el total de les 50 províncies comprovem que també es repeteix la cançó, en quedar ben clarament per sota: el 8%.

La conclusió és clara i evident a partir de fets objectivables: Catalunya és un apèndix en les decisions que es prenen a Madrid i que afecten la vida quotidiana dels seus habitants. La minça representació catalana en les estructures ministerials i de poder de l’Estat no poden justificar-se doncs, com un fet d’atzar, hi ha quelcom més, i recorden les paraules d’Almirall sobre la il·lustració dels catalans, o l’exclusió que convé, en el cobrar i manar des de Madrid. Segueix passant des que ell ho denuncià. Són molts i molts anys, massa en tots els casos. I encara, des de tribunes influents de governants i diferents mitjans informatius que s’autoproclamen com a veus “objectives, autoritzades i neutrals s’argumenta que: ”que és hora de que els catalans ens centrem en els temes que importen, o en els problemes que afecten als catalans”. No deixa de ser una retòrica de ficció adreçada a un català súbdit, sense dret a “pensar lliurement” o prendre consciència del mal tracte rebut. Hi ha una Espanya que mana des de fa molts anys i que decideix per tots els catalans a costa seva.

En aquests darrers 42 anys, no s’ha volgut rectificar aquesta manera d’actuar, i alguns han tingut prou força per condicionar l’etapa que començà amb la Constitució del 1979, amb intervenció de les “altes esferes” en el redactat d’algun article (nació, indivisibilitat…), amb el cop d’Estat del 23 F del 1981, amb la LOAPA, aquella llei harmonitzadora del mateix any, i no va ser gens casual  que l’any 1984 el Partit Socialista de Catalunya, que havia començat tenint grup propi al Congrés de Diputats, desaparegués i quedés integrat dins el PSOE. L’Espanya federal també trobava que hi havia un excés de representació catalana?

I la mateixa manera d’actuar es repeteix amb l’Estatut català de 2006, que va ser negociat i “cepillado” (ja d’inici) al Parlament espanyol,  per ser després votat i aprovat a Catalunya el 18 de juny d’aquell mateix any. Entrava en vigor el 9 d’agost del 2006 havent estat signat pel President del Govern, Rodríguez Zapatero, i pel cap d’Estat Juan Carlos I. Amb tot, no va ser suficient i l’Estatut Català encara patiria, 4 anys més tard (el 2010),  una nova retallada per part del Tribunal Constitucional. On recau aleshores la sobirania? Qui va trencar el pacte institucional? Un tribunal, qüestionat al llarg de tota aquesta etapa, va poder decidir per sobre de la voluntat del poble català legítimament consultada. Aquesta anomalia democràtica va fer entendre al aleshores President Montilla que allà començava una “desafecció” vers una Constitució que permetia aquella aberració, i diferents juristes, entre ells Javier Pérez Royo (“Golpe de Estado” El País 10-feb-2007)  ho van entendre com un cop d’estat contra Catalunya. La sobirania dels ciutadans de Catalunya era menystinguda per un tribunal. És normal o anòmal que l’Estat espanyol faci votar a la pròpia comunitat, que aquí surti sí (a l’estatut) i que, finalment, acabi essent No?

Aquesta escapçada no ha sigut així, en cap més reforma dels diferents estatuts d’altres comunitats. Algunes tenen en vigor, copiats, i sense problemes articles que a Catalunya, malgrat haver estat votats, han estat suspesos. Hem de pensar, doncs, que això de Catalunya i dels catalans a Espanya no pot passar en cap cas de la mera “conllevancia”, expressió encunyada per Ortega y Gasset durant la tramitació de la Constitució republicana de 1931. Una “conllevancia”  que no vol dir tampoc tracte just, equitatiu i respectuós amb el fet nacional i lingüístic ja que no s’ha volgut permetre, per exemple,  que a la Cambra dita de representació territorial, el Senat, es puguin emprar quotidianament les diferents llengües de l’estat, de manera que el català segueix essent considerada una llengua regional i subordinada.

O faixa o caixa

Encara podem citar un discurs del general Prim de 1851, personatge controvertit i a Barcelona també molt qüestionat per la seva actuació a la Jamància del 1843, on sembla que va pronunciar “o faixa o caixa”  (és a dir, rebre la faixa de general o anar a parar a la caixa de morts).

perla 37 sans-_el_general_prim_a_la_guerra_d'Àfrica

El general Prim a la batalla de Tetuan, el 1860, comandant els caçadors d’Alba de Tormes i el batalló de voluntaris catalans, oli de Francesc Sans i Cabot, encarregat per la Diputació de Barcelona. MNAC

Malgrat tot, Prim té un discurs força clarificador de la mala visió que tenia ja Espanya de Catalunya. Es tracta d’un discurs sospitosament no recollit a la Biografia de Parlamentarios: Joan Prim Prats 1814-1870, amb motiu del seu bicentenari, editat pel Parlament Espanyol. L’any 1851 havia dit al Congrés:

Ministros de España: ¿los catalanes son o no son españoles? Y contrayéndome a la misma Cataluña, ¿no es aquel país laborioso, trabajador, inteligente y honrado? No lo podéis negar. Pues entonces, ¿por qué lo mandáis como a un país de salvajes o de vagabundos? […] ¿Qué necesidad de ese estado de sitio permanente en Cataluña, pues hace ocho años, señores, que está allí rigiendo este sistema con muy pocas excepciones? ¿Qué necesidad hay de ese estado de permanente de sitio? […] Ya han oído los señores diputados el gran número de catalanes que han sido fusilados sin sentencia legal, sin formación de causa. Pues son también muchos los que juzgados por la misma legislación han sido deportados, unos a Filipinas, otros a la Islas Canarias, otros a provincias del interior […]

¿Han podido creer S.S. que los catalanes tienen la condición del perro que lame la mano que le castiga? Si tal han creído, se equivocan; la condición de los catalanes es la del tigre que despedaza al que le maltrata. ¿Hasta cuando hemos de morder el freno?, decían unos. ¿Hasta cuándo hemos de ser tratados como esclavos? ¿Somos o no somos españoles?, decían todos. Ministros de España: ¿los catalanes son o no son españoles? ¿Son nuestros colonos o son nuestros esclavos? Si no los queréis como españoles, levantad de allá vuestros reales, dejadlos, que para nada os necesitan; pero si siendo españoles los queréis esclavos, si queréis continuar la política de Felipe V, de ominosa memoria, sea en buena hora, y sea por completo; amarradles a la mesa el cuchillo, como lo hizo aquel rey; encerradlos en un círculo de bronce; y si esto no basta sea Cataluña talada y destruida y sembrada de sal como la ciudad maldita; porque así, y sólo así, doblaréis nuestra cerviz, porque así y sólo así venceréis nuestra altivez; así, y solamente así, domaréis nuestra fiereza.

Per què no s’ha inclós aquest discurs en la seva biografia parlamentària espanyola? Cadascú que ho interpreti…