Imatge

Perla 52. Errors i prejudicis antics vistos per l’austríac Anton Sieberer

Imatge principal. Cartell de Carles Fontseré per al Socors Roig Internacional

Un diagnòstic clar per a una situació complexa

Llegint les aportacions de Sieberer, en el llibre ja esmentat en les Perles 50 i 51, es confirma que coneixia prou bé la complexitat de Catalunya i també les seves relacions amb l’Estat, així com la intricada realitat de la diversitat, la incomprensió entre  sensibilitats polítiques i socials existent a Catalunya i a Espanya. L’austríac havia recorregut molts llocs d’Espanya i feu una perllongada estada a Catalunya al llarg dels anys 1934 i 1935, durant l’època de la Segona República.

Un cop retornat a Viena, s’assabentaria  que el 18 de juliol de 1936 s’havia produït  una revolta militar a Espanya i que, en part,  havia fracassat en no aconseguir controlar d’inici ciutats com Barcelona, Madrid, Bilbao o València, i començà  una llarga guerra civil. El llibre es va acabar d’escriure amb el conflicte ja començat i abans de l’ocupació nazi de Viena  (12 de març  del 1938). En ell  esmenta que el govern republicà  està ubicat a València després d’abandonar Madrid (del 7 de novembre del 36 al 31 d’octubre del 37). La guerra, doncs, no estava encara decidida  i ell apuntava que podia tenir tres finals. Un d’aquests avançava que seria “un calvario”.

Perla 52 mapa GC

Imatge: Mapa de la situació de la Guerra Civil quan València és la capital de l’estat 

Sieberer, va saber focalitzar a partir d’una acurada  mirada què estava passant a l’Espanya que va recórrer  i va voler entendre, i va recollir també les aspiracions que havia copsat en aquella  societat desigual del anys 30. Com a vienès era coneixedor de la defensa que feren els partidaris de l’Arxiduc Carles per  mantenir les institucions pròpies de Catalunya i que es perderen aquell 11 de setembre de 1714. Recordem que foren molts els exiliats  catalans que s’instal·laren a Viena (Francesc de Castellví, autor d’unes “Narraciones históricas”, bàsiques per conèixer els fets d’aquells moments, o en Carrasclet, comentat a la Perla 21). Aquells exiliats  deixaren petjada en la seva ciutat austríaca. Ho testimonien edificis vienesos com l’església de La Mare de Déu de la Mercè (amb imatges de la Mercè i Santa Eulàlia) o el monestir de Montserrat, com ha documentat  abastament Agustí Alcoberro a L’exili austriacista (1713-1747)

Sieberer, en la seva llarga  estada a Espanya, es va acabar d’informar sobre el terreny per tal de poder extraure una anàlisi que va sorprendre a Vicens Vives per la seva capacitat, sobretot, d’establir connexions i contraposicions  d’un mateix esdeveniment segons les òptiques castellana i la catalana. També pel fet d’apuntar divergències entre les diferents forces catalanistes al llarg del recorregut històric que fa. Esmenta i situa a molts  personatges destacats com Ramon Llull, Cambó, Companys, Prat de la Riba, Torras i Bages, Batet, Dencàs, Estelrich, Franco, Dr. Robert, Primo de Rivera, el poeta Maragall o Pi i Margall, de qui valorava el llibre de 1870: Las Nacionalidades. Escritos y discursos sobre federalismo i la seva activitat  dins el federalisme peninsular. Sieberer recollia una de les  seves assercions:

”todo hombre  era por esencia libre y soberano de sí mismo, y  entre soberanías no cabía ninguna sumisión, solo podían existir pactos.” 

Un dels molts exemples que demostren la seva informació historicista, la podem estimar quan fa referència  a un fet centrat en Alfons el Magnànim.  Li servia per posar l’accent en la  diferent manera d’entendre el poder i d’exercir-lo per part dels governants de Catalunya i  els de Castella, ja en èpoques ben llunyanes. Alfons el Magnànim o el Benigne (1327-1336) es  casà en  segones núpcies  amb Elionor de Castella i Portugal amb qui tingué un segon fill, Ferran. Amb la primera dona, Teresa d’Entença,  havia tingut el primogènit Pere (conegut com a Pere III). La reina Elionor va aconseguir el marquesat de Tortosa per al seu fill. Ho considerà insuficient i volia ampliar-ho amb més terres del Regne de València. La situació va provocar una protesta encapçalada per Guillem de Vinatea  a la mateixa ciutat de València (1333). Aquest va exposar davant el matrimoni “que allò era treure el regne (de València) de la Corona d’Aragó, i deixar València aïllada, que no seria res”. Davant d’aquest advertiment  

“la reina toda irada, plorant, dix: Senyor esto non consentiría El rei don Alfonso de Castilla, hermano nuestro, que él no los degollase todos”.

E lo senyor rei respós: ”Reina, reina, el nostre poble és franc e no és així subjugat, e Nós a ells com a bons vassalls e companyons”.

Finalment,  les donacions no es realitzaren, en respecte al tramat institucional català.

El pacte de San Sebastià

En el llibre de Sieberer es troben també referències al “Pacte de Sant Sebastià” de 1930, la proclamació de la República al 1931, als fets d’octubre de 1934 o a com poden  ser enteses paraules com separatisme o nacionalisme  en  ser pronunciades  per un castellà o per un català.

L’oposició va començar a organitzar-se i, l’agost de 1930, els republicans, els catalanistes d’esquerra i el PSOE van reunir-se a Sant Sebastià per articular una plataforma d’acció conjunta contra la monarquia. Hi van assistir Manuel Azaña (Acción Republicana), Alejandro Lerroux (Alianza Republicana), Álvaro de Albornoz (Partido Radical Socialista),  Marcel·lí Domingo (Partido Radical Socialista), Santiago Casares Quiroga (Federación Republicana de Galicia), Fernando de los Ríos (PSOE) i Indalecio Prieto (PSOE). Com a representants de les organitzacions catalanes van figurar-hi Manuel Carrasco i Formiguera (Acció Catalana), Macià Mallol (Acció Republicana) i Jaume Aiguader (Estat Català).

Perla 52. Pacto de San Sebastian

Imatge:  Primer Govern republicà presidit per Niceto Alcalà-Zamora i els seus ministres, molts dels quals eren signants del Pacte de San Sebastià

Espanya enfront Catalunya

A continuació, seguim aportant extractes del llibre España frente a Cataluña, segons la traducció de Jordi Arquer. Obra que  Vicens Vives entengué que calia llegir ja que, segons ell:   

la millor interpretació del moviment catalanista es troba avui dia a les pàgines d’Anton Sieberer ´Katalonien gegen Kastilien:zur innepolitschen problematik Spaniens´”. 

Fins i tot sembla que molts dels aspectes recollits són de plena actualitat, i cadascú podrà subratllar aquells que estimi més afinats.

En el capítol desè: ”Lliga – Esquerra”

Solamente con una lucha política tenaz se podía obtener lo que el Estado español no quería conceder voluntariamente. Política significa táctica y, con la cuestión táctica a emplear y de los aliados posibles, tocamos ya a una fuente inagotable de divergencias en el seno del catalanismo.

¿Hay nada más natural en los tiempos de realeza autócrata y de dictadura que un sector importante del catalanismo viese en las fuerzas republicanas y democráticas de España sus aliados naturales?… …obtención de un estatuto autónomo fueron precedidos del célebre Pacto de San Sebastián… la izquierda catalana hizo causa común contra el enemigo común. Ella veía dentro de un régimen efectivamente democrático en España, la única garantía de liberación duradera de Cataluña (…) El soplo de libertad general que tenía que entrar en España con la República democrática, las cadenas que hasta entonces habían ligado a Cataluña habían de caer. Una democracia española ya no tendría ningún interés en hacer de Cataluña una esclava. Esto es los que pensaban los que fueron a San Sebastián, la República en España significa una Cataluña libre, por lo que los republicanos españoles son nuestros aliados naturales… Amalgama de revolución y de liberación nacional…. (..) después de abril del 31 ya no se preguntó más si la política de Cambó de la derecha catalana durante la dictadura y el último año de la monarquía había sido justa o falsa, si se había sido perspicaz cubriendo, con su propio cuerpo, la monarquía hasta el último momento (…) la respuesta a esta política incomprensible a la mayoría de los catalanistas fue el triunfo de la izquierda, el juicio popular aniquilando a la derecha catalana (…) la inevitable oposición interior en el seno de un partido que es al mismo tiempo nacional revolucionario y social-conservador, conduce a un callejón sin salida y a la derrota (…) la “Lliga” había hecho con esta actuación la victoria de Macià. 

Es profundamente trágico que Cambó, el jefe incontestable del movimiento catalanista después de la muerte de Prat de la Riba haya tenido que abandonar el país para poner su vida en seguridad…. Las masas agriadas veían en Cambó al amigo del rey, el hombre de confianza del poder derribado, y olvidaban el gran catalanista que fue. (…)

La “Lliga” vio como le quitaron el fruto de su largo trabajo. ¿y quién? Gentes que a sus ojos no eran otra cosa que una masa confusa de advenedizos políticos.

I continua…

Es así como sobre el altar de la Cataluña autónoma, que nacía en su joven gloria y esplendor, todas las fuerzas de la Patria no se hallaron de acuerdo, sino que fue sembrado el germen de una grande disputa de hermanos y de una amargura que había de causar muchas desgracias. (…)

Los catalanistas de izquierdas habían hecho la revolución de acuerdo con los republicanos españoles, y así éstos habían ayudado a conquistar el poder a los primeros en Cataluña. La “Lliga” se atrincheró en 1934 detrás del Tribunal de Garantías Constitucionales, a fin de que este anulara las leyes decretadas por el Gobierno catalán en ejercicio de sus derechos autónomos, y conmovió de este modo la posición de la “Esquerra”. (…)

La revolución reprimida del 6 de octubre del 34 puso fin bruscamente a la supremacía de la “Esquerra”. El Estatuto no fue anulado sino suspendido por tiempo indefinido. Madrid podía escoger entre mandar a Barcelona a   castellanos con el fin de que demostraran a los catalanes por el antiguo método quien era el dueño del país o encargar a catalanes que tuvieran la confianza del Gobierno español… optaron por la segunda opción y algunos notables de la “Lliga” entraron en la Generalitat (…) Los que habían sido designados por gracia de Madrid aceptaron el mandato y continuaron en funciones hasta febrero de 1936, en los lugares de donde habían sido expulsados los representantes elegidos por el pueblo catalán por los fusiles castellanos; ellos ejercen las funciones cuyos titulares legales precedentes, nombrados por vía electoral, purgaban su pena en la prisión.

Si el Gobierno castellano hubiera tenido la intención de desacreditar para siempre a la “Lliga” en su propio país e inutilizarla desde el punto de vista político, no hubiera obrado de otra forma (…) ellos declararon que hacían conscientemente un sacrificio (…) a fin de alejar el peligro de un Gobierno autoritario puramente castellano. En el terreno táctico un segundo error (el primero su profesión de fe monárquica) … además estaba presente en la memoria de todos que la “Lliga” ayudó a establecer en 1923 la dictadura (…) 

En el orden de las cosas que la izquierda catalana tenga un programa más variado que la derecha, cuyo programa se limita a las reivindicaciones del catalanismo. En la izquierda un gran número de puntos de orden general añádase a él, por ejemplo, reivindicaciones concernientes a las horas de trabajo, los contratos colectivos, las relaciones de la Iglesia con el Estado, etc..; objetivos que los partidos no catalanistas procuraban también inscribir en su programa. Es justamente esa amalgama de objetivos catalanistas y de reformas sociales lo que tuvo tal éxito, cerca de una parte considerable de la población. (…)

Comparado con las necesidades del momento, el catalanismo, tal como la “Lliga” lo predicaba, aparecía como un programa de intelectuales y la “Lliga” como un partido de torre de marfil. (…)

El hecho de haber ganado al catalanismo un número de obreros que no es de menospreciar, tiene una grande importancia. Precedentemente era imposible imaginar el catalanismo sin sus estrechos lazos con la iglesia católica. Había obispos que eran catalanistas fervientes y notables. (…) pero desde que la nueva forma de catalanismo predomina, y desde que el catalanismo de la “Lliga” ha pasado a segundo plano, muchas cosas naturalmente han cambiado: Torras i Bages, obispo de Vic, escribió a comienzos de siglo” O el catalanismo será religioso, o no será”. Estas palabras parece que han perdido su valor. (..)

Con la guerra civil (…) el catalanismo de derecha, en tanto que fuerza visible y efectiva, ha desaparecido de la superficie de la tierra. Sus jefes están en el extranjero o han dejado de existir. Los miembros de la “Lliga” que han quedado en el país han devenido una masa amorfa a la cual falta toda significación política. Son náufrago cuyo navío ha sido destruido por la fuerza de los acontecimientos. Su elasticidad política les habría permitido el reconocimiento de Franco, a condición de que este acordara a Cataluña una extensa autonomía. Leemos en el “Mercure de France” del 1º de diciembre de 1936, en un artículo escrito por un catalanista de derecha” Si el general Franco quisiera reconocer el hecho catalán y dulcificar sus exigencias dictatoriales a este respecto, una gran parte de la opinión pública catalana estaría de ello satisfecha. Nosotros no somos partidarios de una dictadura: no obstante, la paz es siempre preferible a la guerra”. Para Franco las eventuales intenciones amigables de un partido, que no es ya dentro de su propia patria un factor de poder, no tienen, sin embargo, valor.

En capítol onzè: La revolución de octubre de 1934 en Barcelona.

Los resultados de las elecciones del 12 de abril de 1931 habían suscitado en Cataluña una ola de entusiasmo. (…) parecía que el espíritu de Cataluña se hubiera adueñado del poder en el país. La satisfacción de todas las aspiraciones a la autonomía parecía asegurada de un solo golpe. De nuevo podía mirarse cara a cara como un amigo al castellano. Algunos días habían sido suficientes para derribar el muro de odio y de desconfianza, que largos años había resistido a los esfuerzos bien intencionados. Este entusiasmo de luna de miel había de enfriarse un poco cuando empezaron en 1932 las negociaciones en el Parlamento de Madrid relativas al Estatuto autonómico catalán, al ver que el proyecto original que los catalanes habían preparado experimentaba una tras otra toda clase de mutilaciones.

El Estatuto (…) finalmente aprobado (…) no podía sin una gran dosis de buena voluntad ser aún celebrado como una conquista.

(…) octubre 34, Companys proclama la república catalana, no una república completamente separada de España. Sino una república catalana dentro del cuadro de una federación española (…) el general Batet respondió marchando contra el Palacio del Gobierno catalán (…). Es entonces cuando se pone de manifiesto la completa desorganización y el desorden escandaloso del “Estat Catalá” (…). La revolución catalana del 6 de octubre no fue solamente una derrota, sino que por su brevedad fue una vergüenza (…) el tiempo ha dado la razón a Companys. La resurrección política hacia el poder y la gloria siguió a la detención preventiva … la derrota había sido fecunda. En prisión, le acompaña la convicción de los catalanes de que había actuado como verdadero revolucionario, pero que había sido víctima de partidarios sin ponderación. En España, existe un sentido muy desarrollado de admiración por los mártires políticos. Algunos prisioneros simpáticos que se tratan de liberar hacen mucha más propaganda en favor de las elecciones que el más magnífico programa. (…)

Perla 52 soldats-generalitat-31721-png

El 6 de octubre no es solamente una desgraciada efemérides del calendario del catalanismo (…) las verdaderas causas de la ruina fueron la discordia interior y una falta de organización sin ejemplo.

En el capítol dotzè: Separatismo

El número de catalanes que verdaderamente toman posición en la cuestión del separatismo ha sido siempre muy restringido. Lo que será la solución definitiva del problema catalán, dependerá en última instancia del grado de buena voluntad del Gobierno español y de su comprensión de las reivindicaciones catalanas.  “Si nosotros vemos la posibilidad de ser a la vez españoles y catalanes estaremos completamente de acuerdo. Pero si se nos quiere obligar a renunciar a nuestros orígenes catalanes, para hacer de nosotros españoles cien por cien, dejaremos de ser españoles para ser otra vez enteramente catalanes”. Una política de opresión severa y despiadada no dejaría otra solución posible que la separación.

“En cada uno de nosotros se esconde en algún sitio un separatista, me ha declarado un día un catalanista notable. Si se nos veja y se nos disgusta, el separatista que hay en nosotros levanta la cabeza. Por imperativos de razón somos antiseparatistas. El separatismo es una cuestión de sentimiento (…) es pues, preciso que no se nos ponga en situación de perder todo discernimiento.

La palabra “separatismo” no ha sido inventada por los catalanes para designar su objetivo. Es una palabra que han empleado los castellanos para tratarlos de traidores a la patria. Separatista es una injuria. Quiere decir: ”Sabed que no somos tan bestias para no ver adonde vosotros queréis ir. Vuestro regionalismo es la piel de cordero con la que el lobo separatista se ha envuelto”. Este es, además, un método bien conocido para exagerar la enormidad de determinadas reivindicaciones incómodas y designarlas con una palabra que engendre miedo.

Los escándalos separatistas de los catalanes han hecho siempre el juego a los castellanos. Toda expresión o alusión separatista daba la vuelta a los diarios chovinistas y con su ayuda el peligro y las verdaderas intenciones del catalanismo eran sacadas de nuevo a la luz pública. Ya (Joan) Maragall se ha lamentado del eco monótono y odioso que vuelve a los oídos de los catalanes procedentes de las tribunas de los oradores castellanos y de las columnas de los diarios de la meseta, todas las veces que aquellos se atreven a expresar aspiraciones modestas: “Si nosotros hablamos de colaboración económica, se nos responde: separatismo; si pedimos un poco más de libertad dentro de la administración de nuestra patria, ellos se ponen todos a gritar: separatismo. Y al mismo tiempo querrían que nos sintiéramos españoles.

Prat de la Riba escribe en 1900 algo análogo:” Si nosotros llevamos la barretina o si cantamos los “Segadors”, esto significa a los ojos de los castellanos el non plus ultra del separatismo” (…) “sois vosotros los que sois separatistas, no nosotros: ese reproche en boca de los catalanes es tan viejo como el catalanismo y tan vivo hoy como el primer día. Cuando nosotros gritamos.” ¡Viva Cataluña!” vosotros entendéis “¡Muera España!”. Cuando nosotros queremos el bien de Cataluña, os parece a vosotros que es un complot contra Castilla. En todo lo que es una ventaja para nosotros veis un daño para vosotros. Sois vosotros -y no nosotros- quienes juzgáis los intereses de Cataluña y de Castilla inconciliables y fundamentalmente antagónicos”.

Perla 52 PratRiba-4716

Imatge. Retrat d’Enric Prat de la Riba com a President de la Diputació de Barcelona, obra de Josep Gallés i Malats 

El Dr. Robert, jefe catalanista y alcalde de Barcelona (…) “Si yo fuera separatista, tendría que desear que ellos se condujeran en Madrid cabalmente como lo hacen.” (…)

La policía de mano de hierro frente al catalanismo ha tenido ya la ocasión de hacer sus pruebas, la última vez, bajo Primo de Rivera, durante ese período de 7 años. Todas las demostraciones y manifestaciones del nacionalismo eran severamente prohibidas, bien pronto se tuvo la impresión de que el sueño de los castellanos habíase por fin realizado y que todas las cabezas de la hidra del catalanismo habían sido definitivamente cortadas. En diversas ocasiones el dictador declara que el catalanismo es asunto liquidado. ¡Cuán amarga fue la decepción, cuando en 1930 y 1931 pareció que el catalanismo no había expirado durante la opresión, como lo habían creído los partidarios de la dictadura, sino que por el contrario había ganado en fuerza de convicciones y en potencia combativa, para celebrar su resurrección, cuando cesa la violencia, con una plenitud de fuerza jamás vista hasta entonces!

A fin de demostrar lo absurdo, incluso la falta de pudor de las reivindicaciones autónomas catalanas, los castellanos invitan a las siguientes consideraciones: ¿Qué significa “autonomía”? ¿No quiere decir esto que Cataluña quiere rehusarnos todo control y toda influencia sobre su desenvolvimiento? Pero, pues que Cataluña continuaría siendo una parte de España, ella proseguiría en el futuro enviando sus delegados al parlamento español. Los castellanos no tendrían, pues, nada que decir en Cataluña; pero los catalanes, como lo han hecho hasta ahora, continuarían participando en las decisiones que regulan los destinos de España. Todo castellano seria mirado en Cataluña como un extranjero, indeseable; contrariamente, los catalanes querrían, sobre los derechos aumentados, los privilegios que ellos han disfrutado hasta ahora, en su patria grande. Ante tales pretensiones no podemos hacer otra cosa que mantenernos en nuestra convicción política, como en el pasado. La única reivindicación justa es y continúa siendo el mismo derecho para todos, un Estado para todos, cuya voluntad está compuesta de todos en la misma medida.

El anticatalanismo belicoso alcanza en Castilla a todas las clases de población. El núcleo de la catalanofobia no se encuentra solamente en la aristocracia castellana y en los generales, en el medio servil de los profesores y abogados de Burgos, Valladolid y Salamanca. Una proporción considerable del pueblo castellano alimenta parecidos sentimientos. ¡Muera el catalán insubordinado!  es en Castilla una consigna electoral que atrae a la multitud. Una gran parte del pueblo castellano se siente apasionadamente interesado en el mantenimiento del estado de cosas que ha existido hasta ahora, en la continuación del Estado español centralizador. Esta circunstancia quita a los hombres que se suceden en el gobierno, una parte de responsabilidad en su política catalana.

La mayoría de los castellanos (considera) la indulgencia hacia los catalanes como un crimen de alta traición.  (…) Lo decimos sin miramientos: los castellanos detestan y aborrecen no a los catalanes, sino más bien a los catalanistas. No cabe exigir de nosotros que escuchemos con calma la pretensión incalificable de los catalanistas de ser ellos un pueblo por sí mismo. (…)

No se puede, pues, esperar una solución por medio de la extirpación del catalanismo, o de una victoria ganada sobre él, ni cortando el nudo, derrotando a aquel completamente. No cabe otra cosa, pues, que un acuerdo para la solución del conflicto. Lo que resulta psicológicamente hablando, lo más difícil.

Una tensión tan fuerte en el interior de un país, especialmente cuando ella dura desde hace tanto tiempo en estado agudo, reclama a grandes voces una solución, que no sea de paños calientes: una solución así es engañosa, agota las fuerzas, las liga a un objeto estéril. E incluso el valor de una solución radical catastrófica solo trae el precio de grandes sacrificios la apariencia temporal de una solución.

Mas de una cabeza dura tendrá que inclinarse y será necesaria mucha paciencia y gran cantidad de buena voluntad, simplemente para allanar la montaña de los errores y de los prejuicios antiguos.

En el capítol tretzè:  ¿España está enferma?

Recorda la crisi del 1898 i el rebrot del catalanisme:

España no solamente es el país en el que el anarquismo juega aún un papel importante, es también el país en que la falta de disciplina del ciudadano prevalece sobre los decretos del Estado (…) Puesto que el Estado no representa gran cosa para el español ¿hay algo natural que no sea absolutamente nada para el catalán? (…)

No es solamente el carácter de un pueblo el que determina su historia, sino la historia la que forma, en una medida más grande, el carácter. (…)  El alma de España está enferma, dicen los poetas. La raíz de su mal es la ausencia de un objetivo purificador. Para remediar este hueco, se ha inventado el ibero americanismo. ¡Hosanna! Los españoles no han perdido su imperio universal. Si ellos ya no son el ombligo de un imperio político, son, no obstante, de una civilización que abarca la madre patria el mundo, de toda la América del sur y de la América central. Infundir a este vasto navío una nueva vida, es el objetivo ideal, buscado desde largo tiempo para curar a España.

(…) El ibero americanismo, no colmará probablemente las esperanzas… sería más normal buscar en la misma España objetivos capaces de traer el restablecimiento de su salud (apuntava aquí que faltaven projectes d’instrucció, de reforma agrària…). El amor a su patria chica es en España el sucedáneo del interés ausente por los destinos de la nación, (…) El catalán es ante todo, con toda su alma, catalán. La razón le aconseja no renunciar a pertenecer al gran Estado español o le convence de la inutilidad de tal esfuerzo.

Perla 52-cartell GC

En el capítol dinovè: Los catalanes y la guerra civil. 

(…) En el caso de una victoria del Gobierno de Valencia, la organización federativa de la España futura es casi segura. Los deseos nacionales y regionales estarían así satisfechos y las minorías contentas dejarían de ser los “enfants terribles” del Estado. Por el contrario, una España de Franco, no sentiría probablemente la menor veleidad de hacer concesiones a las minorías. Las viejas tensiones serían de este modo inevitablemente eternizadas y el germen de nuevos conflictos graves sería sembrado para el futuro. Catalunya puede ser conquistada, pero no convertida. 

El futuro impenetrable esconde aún una tercera posibilidad…. Acabar dividida en dos Estados…una España central gobernada por una dictadura y una Catalunya republicana (…) Sea lo que fuera (…) no parece en ningún modo que el calvario de España deba acabar con la guerra civil.

 

Perla 52 Els caiguts et necessiten

Imatge: Els caiguts et necessiten. Cartell de la Guerra civil. Generalitat de Catalunya

Imatge

Perla 47. Engolits com la caputxeta vermella o quan nació i federalisme no concorden.

Imatge Principal. La manifestació «Som una nació. Nosaltres decidim» (també anomenada del 10-J) va ser una demostració col·lectiva en contra de la resolució del recurs d’inconstitucionalitat efectuat pel Tribunal Constitucional d’Espanya sobre el text de l’Estatut de Catalunya, realitzada a Barcelona el 10 de juliol del 2010 sota el lema «Som una nació. Nosaltres decidim» impulsada per Òmnium Cultural i amb el suport de la majoria dels partits polítics representats al Parlament de Catalunya (excepte pel PP i C’s), així com dels sindicats i prop de 1.600 entitats.

 

El 29 d’octubre de 2019 Carlos Lesmes, President del CGPJ en funcions, afirmà  que una “exigua parte” de los catalanes está atacando de manera frontal la base de nuestra democracia después de la sentencia del Procés”.  En la seva  intervenció en un  acte judicial a la jurisdicció militar, Lesmes  sentencià que les societats només poden superar

“las distintas dificultades y desafíos que se van planteando en cada momento histórico mediante el pleno sometimiento a la ley y la defensa, en el caso español, de la Constitución de 1978”.

Remarcava ben rotundament que només així es pot protegir el alma del Estado” davant la ceguesa irracional d’alguns catalans, pel que passava a Catalunya després de feta pública  la sentencia del TS, el 14 d’octubre, amb cent anys de presó pels processats, empresonats preventivament i jutjats per una manifestació de protesta “tumultuària” i desobediència que fou considerada finalment com a sedició.

Perla 47 El PP presenta su recurso de incostitucionalidad

Imatge 1. “El PP presenta su recurso de inconstitucionalidad contra la reforma del Estatuto catalán. El nuevo texto liquida unilateralmente el modelo de Estado, según Rajoy”. EL PAÍS 31 Jul 2006

Ens podem preguntar: els més de dos milions de persones  que havien escollit i votat a determinats partits polítics amb uns programes  publicats i els milers de socis d’entitats que havien elegit també democràticament els seus líders, no havien de mostrar el seu descontentament per unes sentències que entenen com a punitives i injustes? En qualsevol anàlisi que vulgui comprendre processos històrics se l’hi ha d’exigir analitzar-ne les causes, les fases i les conseqüències del fet o de la situació concreta.  Aquest 2019 podem intuir que les conseqüències d’aquesta sentència seran probablement més profundes i més duradores que aquella de 2010, on un altre Tribunal, aleshores el Constitucional fallà contra determinats aspectes d’un Estatut referendat democràticament, és a dir, votat per la població catalana, i que afectà ben clarament llibertats i drets fonamentals. Per un nombre significatiu de catalans allò va ser un cop d’estat i no precisament democràtic, sinó  antidemocràtic. El P.P. imposà a través d’un Tribunal Constitucional un Estatut que a Catalunya no ha votat ningú. Aquell  partit prioritzà uns interessos patriòtics espanyols i significadament anticatalans com s’evidencià amb aquella milionària recollida de signatures, impulsada pel  mateix P.P. el 2006 arreu d’Espanya, on s’arribava a demanar: ¿Quiere firmar  contra los catalanes?

Ignacio Sánchez-Cuenca, professor a la Universitat Carlos III de Madrid, el 23 d’octubre, escrivia a Infolibre que ens trobem davant un fracaso colectivo.  Entre altres consideracions entenia que amb les quartes eleccions generals en 4 anys tot va  quedant ajornat i fa prevaldre una sensació de provisionalitat. Considera, com molts d’altres, que l’anomenada crisi catalana ha estat present al llarg de tota aquesta etapa d’inestabilitat començada el 2010. De nou la campanya electoral (10 de novembre 2019) ha estat dominada pel tema català i això comporta: 

“consecuencias desestabilizadoras para la política española. Nada de lo que ha sucedido desde 2010 puede considerarse normal. Llevamos una década en la que, como país, hemos sido incapaces de resolver la tensión territorial que viene de Cataluña (…) han pasado diez años marcados por intervenciones judiciales, sin desarrollos políticos que mencionar. Diez largos años en los que ni el Estado ni la sociedad española han querido abordar el problema salvo como un asunto de orden público. (…) El independentismo no ha ayudado (…) La respuesta punitiva de la Fiscalía General del Estado primero y del Tribunal Supremo después ha terminado de emponzoñar las cosas, ahondando aún más el abismo que separa a buena parte de la sociedad catalana de España”

L’estat, el seu govern i altres organitzacions i importants mitjans de comunicació defensen aferrissadament les grans virtuts del sistema democràtic actual, com s’ha pogut seguir també amb la campanya coneguda com “España Global” on enaltien el gran nivell assolit per la democràcia espanyola, però l’argumentari grinyola en detectar que les diferents forces polítiques no saben escoltar-se i es mostren incapaces de trobar una sortida per mitjans pacífics i institucionals com podem entendre que seria l’essència pròpia d’un sistema realment democràtic. 

Si en una democràcia no es poden criticar i denunciar determinats aspectes pot deduir-se que és una democràcia imperfecta? Per quines raons, la democràcia actual és capaç d’integrar un partit com  VOX i, alhora és incapaç d’acceptar l’independentisme, al qual se l’amenaça amb la il·legalització i se’l combat amb la repressió o directament amb la presó. És aquest un model de democràcia perfecte? Segurament ”el alma del Estado”  és un concepte d’origen metafísic o diví, i qui no ho comparteix ha d’esperar  que arribi de nou una nova Inquisició amb les seves fogueres. Ben lluny d’un pensament il·lustrat  com el de Montesquieu, qui creia que una injustícia contra una persona, és una amenaça a tots els altres.

El professor I. Sánchez-Cuenca desitjava que la situació no es cronifiqués, volia ser optimista i insinuava: 

el primer paso tiene que ser, a mi juicio, el abandono de tanta complacencia sobre nuestro sistema democrático. Debemos empezar reconociendo que la situación presente es un gran fracaso colectivo, la crisis catalana y española es el resultado imperfecto de nuestras Instituciones democráticas, nuestros líderes políticos, nuestros medios de comunicación y nuestra propia sociedad civil. Si queremos ser una democracia orgullosa y homologable a las de mayor calidad, lo mejor que podemos hacer es dar una salida política al conflicto territorial (y dejar de lamentarnos de lo malos que son los otros)”.

Una de les causes fonamentals d’aquest conflicte rau en la comprensió i acceptació de l’altre. Certament la major part dels catalans considera avui que Catalunya és una nació. N’hi ha prou amb seguir les opinions i arguments de diferents mitjans de comunicació i de determinats partits polítics que no poden o no volen entendre que a l’Espanya actual hi ha més d’una nació. Tenen com a principi, creença o dogma que l’única nació és Espanya! És una premissa inqüestionable i qui s’atreveix a qüestionar-la, ha de rebre l’oportuna condemna. 

A tall d’exemple, irònic i trist, després de la vaga de tramvies  a Barcelona el mes de març de 1951, iniciada per diferència de preus en els bitllets de Madrid i Barcelona, van haver-hi diverses detencions. Una d’elles fou la d’un estudiant de dret, Ernest Raguer, que fou condemnat a dos anys de presó al Castell de Montjuic per “ultrajes a la nación española y al sentimiento de su unidad”. En sortir es feu monjo a Montserrat amb el nom d’Hilari (Raguer) i avui és un historiador reconegut. 

Constitucions i nació

Determinada historiografia espanyola es remunta a moltes centúries en l’argumentari mistificador  sobre l’origen unitari i exclusiu de la nació espanyola (Vegeu Perles 3 i 10).  La primera constitució espanyola de 1812  recolliria aquesta voluntat, així a l’article  1er. -el de declaració de principis- ja deia: 

la Nación española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios” (es contemplava Amèrica i Filipines). 

En canvi, en el projecte de constitució federal de la Primera República Espanyola de 1873 es poden trobar noves concepcions ben  significatives en el que també era l’article 1er:

“Componen la nación española los Estados de Andalucía Alta, Andalucía Baja, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Castilla la Nueva, Castilla la Vieja, Cataluña, Cuba, Extremadura, Galicia, Murcia, Navarra, Puerto Rico, Valencia, Regiones Vascongadas”.  

Aquella 1ª República tingué quatre presidents, dos foren catalans, Pi i Margall i Figueras. El cop d’Estat  militar del General Pavia va posar fi al règim republicà, encara que oficialment Espanya va continuar essent una república fins a finals de 1874.

Perla 47 La_esp_Rep._Federal,_Rep._Unitaria

Imatge 2. Caricatura de La Republica Española entre la República Federal (o federalistes representats per José María de Orense ) i la República Unitària (o representats unitaris per Emilio Castelar). Revista La Flaca 1-3-1873, Autor desconegut.

A la constitució de la Segona República, el 1931, el seu article 1er. era més innovador i transformador: 

España es una República democrática de trabajadores de todo tipo que se organiza en régimen de Libertad y de Justicia. Los poderes de todos sus órganos emanan del pueblo. La República constituye un Estado Integral, compatible con la autonomía de los Municipios y las Regiones. La bandera de la República española es roja, amarilla y morada”.

La Constitució espanyola actual, la de 1978, en el seu article 1er, ap.2 es diu

“la soberanía nacional reside en el pueblo español del que emanan los poderes del Estado.” 

Sobre l’article 2, s’ha escrit abastament sobre la seva imposició,  a partir d’un paper  manuscrit i tramès per altes esferes polítiques i militars, que mostra la petjada del franquisme i dels seus adlàters.  En aquest article s’imposà que la Constitució es fonamentava en la indissoluble unitat de la nació espanyola, pàtria comuna i  indivisible de tots els espanyols. Per contra, deia “reconèixer i garantir”  el dret a l’autonomia de les nacionalitats i  regions que la integren i la solidaritat entre totes elles. Redactat que, en poques línies redoblava el concepte d’unitat forçada, sense arribar a concretar o definir quins territoris eren reconeguts com a nacionalitats i quins com a  regions. No es volien citar, com si que havia fet al projecte de Constitució del 1873. Quines són les nacions? Quines les regions? 

Pel que fa a la història sobre l’elaboració de la Constitució del 1978, cal recordar les lluites i  tensions entre els partits d’aquell moment sobre diferents aspectes com la conveniència, o no, de reconèixer determinades especificitats o singularitats territorials. Fer referències a més d’una nació o  nacionalitat ja era entès, al menys pels defensors d’aquella alma del Estado, com a un perill gravíssim ja que només acceptaven l’existència d’una nació. Set persones foren escollides i assignades per a la redacció de “L’avantprojecte de Constitució”: G. Cisneros, M. Herrero de Miñón, J. P. Pérez Llorca (UCD), M. Fraga  Iribarne (AP), G. Peces-Barba (PSOE), M. Roca i Junyent (CDC) i J. Solé Tura (PSUC, partit federat amb el PCE). Avui són considerats els pares de la Constitució. No hi va haver representants del PNB (que acabaria votant  no a la Constitució) ni Tierno Galván (PSP) i tampoc ERC (H. Barrera- veure Perla 3) que a les primeres eleccions democràtiques  no es va poder presentar amb les seves velles sigles  i va acabar fent una coalició amb el Partit del Treball de Catalunya (escindit del PSUC) amb el nom d’Esquerra de Catalunya. (ERC era encara  il·legal, a causa de declarar-se republicà i partidari del dret a  l’autodeterminació )

La Constitució del 78 assumí en l’aspecte territorial les bases desenvolupades per un socialista segovià, Anselmo Carretero. En les seves obres criticava el tradicional argument de considerar Castella  com l’element central d’Espanya, o també l’equiparació de castellà i espanyol, ja que a Espanya hi havia altres nacions amb la seva pròpia llengua. Publicà diferents assaigs com Las nacionalidades españolas (1952), La integración nacional de las Españas  (1957) o Los pueblos de España (1980). Era un militant del PSOE i un republicà derrotat de la Guerra del 36-39.  Compartí a Mèxic moltes reflexions sobre com entendre Espanya amb un altre republicà  i catalanista, Pere Bosch i Gimpera (empresonat després dels fets d’octubre del 34, junt amb  Companys) que argumentava “Espanya només podia ser una unió cordial i lliure”. Enric Juliana considera a Anselmo Carretero com el primer intel·lectual federalista de PSOE. Es pregunta quin sentit polític i jurídic té la paraula nacionalitat que consta a la Constitució, i es respon que encara avui no s’ha trobat com s’ha d’entendre i menys aplicar. Rodríguez Zapatero, Felipe González o Carme Chacón en recuperaren el terme, però no s’ha avançat gens ni mica en la seva concreció.  

Perla 47 Las nacionalidades españolas

Imatge 3. Portada de «Las nacionalidades españolas» (1952), Anselmo Carretero Jiménez,  és conegut per un terme polític gairebé insòlit en la tradició política castellana: “Espanya com a nació de nacions”.

En el desenvolupament de com s’havia d’entendre el terme “nacionalitat”, al no establir explicítament quines són aquestes nacionalitats i regions, ha donat peu a indefinicions, entrebancs o manca de voluntat del diferents governs per avançar en aquest camp al llarg de totes aquestes dècades. Més aviat s’han viscut diferents formes de reticència i d’oposar-se al seu desenvolupament, com el cop d’Estat de Tejero, la LOAPA, l’eliminació de grups parlamentaris dels socialistes bascos o catalans, el caràcter i el funcionament del Senat, que malgrat dir-se cambra territorial, no compleix amb aquesta funció ja que s’ha mostrar incapaç, per exemple,  d’usar i menys impulsar les llengües de les diferents nacions i comunitats.

Recordem l’aportació d’un del “pares de la Constitució del 78”, Herrero de Miñon que en una conferència al Cercle d’Economia a Sitges el 9 d’abril de 2014 proposava i veia molt factible fer una Disposició addicional al text constitucional on: 

se blindasen competencias estratégicas tales como las económico-financieras, educativas, lingüísticas y culturales. Un Instrumento de Gobierno formalmente pactado con el Estado – ¿Acaso no lo está el Amejoramiento del Fuero de Navarra? – y como tal inmodificable unilateralmente, incluso por vía de hecho, de normativa básica o de jurisprudencia, que se sometiera en su día al referéndum del pueblo catalán de acuerdo con el art. 152.2. Esto sería, de verdad, tanto integrar como decidir. En integrar consiste el verdadero españolismo, en decidir la voluntad de los catalanes y para que ambos coincidan sirve la mutación.” 

La seva proposta, tot i haver estat membre del PP, ha estat un clam en el desert, ha tingut poca difusió i ha estat menystinguda. En Roca Junyent, un altre dels “pares de la Constitució”, tampoc no l’ha acompanyat.

El PP primer, amb posterioritat Ciutadans i més recentment Vox no han demostrat cap voluntat d’aclarir i desenvolupar les competències de les nacionalitats i regions. En principi són més propicis a laminar-les malgrat que estiguin reconegudes en la seva reivindicada Constitució. El PSOE en aquest terreny  ha arribat a escriure en determinats moments com el Programa de Granada (6 de juliol de 2013) conegut com a “Pacto territorial para una Sociedad plural”. Allà s’apuntava, entre altres aspectes, que calia

1. Mejorar el régimen de cooficialidad de las lenguas de España con el objetivo de establecer su reconocimiento como lenguas del Estado y la garantía de la libertad de uso, sin discriminación, de cualquiera de las lenguas oficiales en los territorios de las respectivas Comunidades. 2. Reformar el Senado para convertirlo en una auténtica Cámara territorial. 3. Creemos que, después de más de tres decenios y medio de evolución, y a la vista de sus problemas estructurales y de funcionamiento y de las tensiones que en su seno se han generado, es necesaria una urgente y amplia reforma constitucional del modelo de Estado. 4. Dados los rasgos del Estado autonómico, su evolución debe adoptar las normas de organización y funcionamiento de Estados con estructura federal. 5. El federalismo, en efecto, es un sistema que defiende la unidad del Estado, respetando la diversidad, a partir de una distribución interna de poderes y responsabilidades que combina los intereses generales del Estado y, simultáneamente, las aspiraciones e intereses específicos, en nuestro caso, de las comunidades autónomas

El 2017, en la dita “Declaració de Barcelona” el  PSOE i el PSC es referien a un nou enfoc i a una nova manera de relacionar Catalunya i Espanya, anomenat “Per el catalanisme i l’Espanya federal”

Però ja davant les eleccions del 10 de novembre de 2019 el PSOE, el dia anterior a publicar el seu programa electoral,  no mencionava ni les declaracions de Granada ni la de Barcelona. Per quina raó? El diari El PAÍS informava que  

fue el propio Miquel Iceta, primer secretario del PSC, quien telefoneó en la tarde del martes a Cristina Narbona, presidenta del PSOE, para pedirle que se incluyera expresamente en el programa electoral para las elecciones del 10 de noviembre la referencia expresa a las declaraciones de Granada y Barcelona”. 

Amb tot, a la propaganda electoral  del PSC que arribà posteriorment a les bústies dels electors, hi  constaven dues cartes. Una signada per Pedro Sánchez i una altra per Meritxell Batet i Manuel Cruz,  a cap d’elles s’hi troba cap referència al federalisme ni a les esmentades declaracions de Granada o Barcelona, però  sí al conflicte de “convivència a Catalunya”.

Perla 474420-340x340

Imatge 4. Portada del llibre Tal com ho vaig viure de Joan Reventós que recull part de les memòries de l’autor, poc abans d’emmalaltir de manera irreversible el febrer de 2001.

La dita picada d’ullet cap el federalisme i/o el reconeixement nacional, que determinats mitjans esbombaren públicament, no apareix, i de nou s’oblida la necessària i urgent reforma federal. Els anys passen i poden fer recordar unes reflexions que feia en Francesc Casares, diputat al Parlament català pel PSC (1980-1988). En l’article Una vela al vent (tot recordant a Joan Raventós, dirigent del PSC, Diputat i posteriorment President al Parlament ) mostrava el seu parer sobre com havien funcionat les relacions PSC i PSOE:

Era evident que els anys de la transició havien significat un avenç cap a un sistema democràtic, i que el règim de comunitats autònomes que la Constitució havia establert era un pas cap a un Estat federal…. però, només era un pas. Poca cosa!. La prova la tenim en el capteniment que el PSOE mateix havia tingut en assumptes claus com per exemple  amb la famosa LOAPA, o amb el Grup parlamentari del PSC al Congrés de Diputats. Raventós, prou hi havia patit en els dos casos i poc hi havia pogut fer! Els diputats socialistes al Parlament de Catalunya vam haver de votar a favor d’ aquella llei que amb motiu o sense motiu, havia quedat com a símbol de laminació de les autonomies. Havíem acabat (…) engolits, com la caputxeta vermella, per la bocassa de l’àvia-llop.”

portada casares_sèrie assaig

Imatge5. Portada del llibre “Compromís amb la justícia. Memòries d’un advocat laboralista (1958-1978)” de Francesc Casares, L’Avenç, 2016.