Perla 59. Llengua i educació segons Sieberer

Imatge Principal: Cartell Institut-Escola de la Generalitat de Catalunya, un centre escolar fundat a Barcelona durant el Govern de la Generalitat Republicana (1932-1933), el 3 de febrer de 1932, impulsat pel llavors conseller de Cultura Ventura Gassol. La seu era al Palau del Governador del Parc de la Ciutadella i el director en fou Josep Estalella i Graells.

Ordeno y mando

Quan, a les acaballes del 2020 i passats  42 anys de vigència de la Constitució de 1978, es difon l’existència d’unes cartes amb idees d’extermini adreçades al rei, aquest novembre, per un important nombre de militars ja jubilats, que tingueren comandaments rellevants no ja a la dictadura franquista sinó les darreres dècades, fa pensar en quina formació, quina actitud, quins valors, quins models, van poder inculcar o implantar  en els seus llocs de responsabilitat i de comandament.

Llegir les expressions publicades, que han quedat recollides també a través de grups de Whatsapp més col·loquials si es vol,  palesa  que una part de la societat militar enyora, defensa, admira i respecta l’obra de Franco i per tant, es posicionen clarament  contra un sistema sorgit de les urnes.

Empeltats del model franquista del ordeno y mando desautoritzen i es mostren partidaris de fer caure un Govern format després d’un determinat resultat electoral que no els agrada i que desacrediten.  Voldrien  del  monarca un: ¡¡Deme una orden!! , disposats a repetir  “las maniobras del 36”, el cop d’Estat militar contra el règim legal de la  2a República. Es llegeix que lloaven el cop d’Estat de 1923, del també militar Primo de Rivera, com el de 1936 elogiant la del irrepetible, referit a Franco, que trajeron paz y prosperidad a España”. Altres frases recollides apunten que:

“alguien tendrá que empezar a hacer algo (legal o ilegal)… no queda más remedio que empezar a fusilar a 26 millones de hijos de …” o defensen aspectes com: ”No quiero que estos sinvergüenzas pierdan las elecciones, No. Quiero que se mueran todos y toda su estirpe…Tal y como está la situación la única forma de atajarla es extirpando el cáncer”, amb al·lusions repetides contra  els  perpetus mals de la pàtria com són, a parer seu el: “gobierno social-comunista, apoyado por filo etarras e independentistas, que ponen en riesgo la cohesión nacional y amenazan la unidad de España”.

Llegir-ho ens fa basarda i ens retorna a unes ombres o petjades d’un temps passat, on s’havia proposat, a manera de metàfora, d’emprar un castic bíblic,  com escrivia  el metge i periodista Victor Ruiz Albéniz,  amb el pseudònim de Tebib Arrumi (el médico cristiano). Essent el cronista oficial de les “hazañas” de Franco, des de la seva època africana, aconsellà, en ocupar Barcelona (1939), extirpar amb un termocauterio els ideals del nacionalisme català, entès, jutjat i qualificat sempre com a separatisme.

Imatge 1: Franco i Tebib Arrumi, pseudònim de Víctor Ruiz Albéniz, avi de José Mª Ruiz-Gallardón, cronista del franquisme i de “¡Asturias por España”, 1939. Font: https://elblogdeacebedo.blogspot.com/

Avui en dia, a Alemanya, Itàlia i Àustria,  que varen viure dins d’uns règims totalitaris i feixistes, amb líders com Hitler, Mussolini i Dollfuss, admetrien també que membres que han format part dels respectius exèrcits, dins un sistema democràtic, manifestessin i defensessin, actualment, opinions feixistes com aquestes? No és una situació que evidencia els “peatges” resultants d’una transició sense depuracions?

Una visió austríaca de Sieberer

No podem saber la mirada d’avui de l’austríac Anton Sieberer, autor de Katalonien ­gegen Kastilien (Catalunya contra Castella),  al qual dedicàrem les Perles 50. “Katalolien gegen Kastilien…”, 51. “España frente a Cataluña…,  52. “Errors i prejudicis antics…Aquestes tres Perles recullen bona part del seu argumentari, on destriava amb mirada estrangera, curiosa i profunda, les relacions problemàtiques entre les societats espanyola i catalana  al llarg del temps, en especial sobre aquells  esperançadors i també convulsos anys 30, del segle passat. No està de més recordar  que  Vicens Vives  considerà que en pàgines escrites per Sieberer s’hi trobava la millor interpretació del moviment catalanista, ja que analitzà a manera d’una catalogació raonada diferents aspectes de les relacions i tensions entre “Katalonien i Kastilien”, avui diríem “Catalunya i Espanya”.

En continuem recollint retalls en l’edició en castellà que, amb algunes modificacions, en va fer Jordi Arquer el 1944 a Mèxic i que va publicar amb el títol España frente a Cataluña.

La qüestió lingüística segons Sieberer

En l’apartat 16 Sieberer es dedicava a descriure: La lucha por el idioma. Expressava:

”La lengua catalana no es soberana en su propio país. Hace 50 años era aún la cenicienta, buena nada más para unos groseros. Actualmente ha reconquistado dignidad y prestigio, pero queda no obstante mucho por hacer para reintegrarla en la plenitud de sus derechos.”

Els motius són ben coneguts des del Decret de Nova Planta de 1714, on Felip V invocant el dret de conquista excloïa la llengua catalana atès que:

Las causas de la Real audiencia se substanciaran en lengua castellana para ir borrando en cuanto se pueda aquel idioma materno, de nación tan rebelde…”… i seguirien moltes més disposicions en aquest sentit, encara que  massa vegades s’hagi negat, com recordàvem a la Perla 9, afirmant  de forma més que capciosa Nunca fue nuestra lengua de imposición”.

Reunim cronològicament una petita mostra, significativa i diversa, d’algunes de les moltes disposicions governamentals que ho desmenteixen al llarg del temps:

  • 1780- s’obliga a totes les escoles a ensenyar segons la Real Academia de la Lengua Española.
  • 1838- prohibeixen que els epitafis dels cementiris s’escriguin en català.
  • 1867- prohibició que les obres de teatre s’escriguin, “només “, en els dialectes de les províncies d’Espanya.
  • 1898- La Direcció General de Correus prohibeix parlar per telèfon en català.
  • 1902- Decret Romanones en què s’obliga que l’ensenyament escolar sigui en castellà.
  • 1924- La dictadura de Primo de Rivera fa un decret per sancionar a tots els mestres que utilitzin el català.

Anton Sieberer va escriure, segons la traducció de Jordi Arquer:

En el siglo XIX, Cataluña era un país bilingüe. (…) las funciones superiores eran reservadas a un idioma extranjero, (lo que) significa para un pueblo un debilitamiento extraordinario de sus propias fuerzas. (…) ¡Con que dificultades tropieza un pueblo para elevarse a grandes alturas, cuando no puede servirse ya de su lengua materna como medio de expresión intelectual! ¡Qué desigualdad fatal de condiciones en la competencia con otras naciones! (…) No es que los catalanes rehúsen aprender lenguas extranjeras. Todo lo contrario: en Barcelona el estudio de idiomas está más en boga que en ninguna otra ciudad española.

Hacer del catalán la lengua familiar y de escuela, la lengua de los tribunales y del vasto engranaje oficial, de las ordenanzas públicas, de los diarios, de la vida mercantil, de los libros, del arte y la ciencia, es el objetivo de los catalanistas. El catalanismo podría renunciar a todo el resto, pero, abandonar la lucha por el idioma sería renegar de sí mismo.

Un pueblo que pierde su idioma deja de ser un pueblo, puesto que pierde su más poderoso medio de comunicación y su natural delimitación. Para los catalanes su idioma es la llave de todas sus reivindicaciones nacionales (…) los centralistas españoles por su lado no muestran ningún deseo de dejar sobre esta cuestión, el campo libre al adversario (…)

Nosotros no ganamos nada con una publicación en lengua castellana, me aseguran los profesores catalanes ¿Cuántos lectores reciben aun las revistas españolas? (…)  Las revistas francesas dominan el mercado.

La ciencia española no se encuentra a altura tal, que la joven ciencia catalana pueda experimentar el prurito de marchar tras sus pasos. Si Madrid se ha convertido en el centro científico del país, esto no es en modo alguno el resultado del juego de las fuerzas naturales. Se ha levantado allí un centro con biberón, por la voluntad suprema del Gobierno. El presupuesto de la Universidad de Madrid es nueve veces más elevado que el de la Universidad de Barcelona, es decir que la primera tiene nueve veces más dinero del Estado a su disposición para laboratorios, clínicas y bibliotecas.

Si los fondos públicos faltan para sostener las publicaciones científicas en Cataluña, se encuentran proveedores de fondos privados, patriotas, que no tienen miedo de dar grandes sumas para que se puedan editar libros escritos en catalán. Esos mecenas tienen para la vida científica catalana una importancia preponderante.

(…) desde los comienzos del catalanismo la controversia no se ha apagado entre los que pretenden que el catalán es un idioma y los que ven en él un dialecto. (…) idioma o dialecto, se ha convertido en la bandera y la consigna de dos ejércitos enemigos.

(…) Muy pocos de los que disputan para saber si el catalán es un dialecto o un idioma, saben decir donde se encuentra la frontera entre uno y otro; aunque la cuestión ha sido resuelta desde hace mucho tiempo en favor de los catalanes en el Fórum de la Filología, el 90% de los castellanos pretenden firmemente y a pesar de todo que el catalán no es más que un dialecto”.

Com a lingüista que era professionalment, Sieberer feia referencies elogioses a les tasques desenvolupades per l’Institut d’Estudis Catalans, Pompeu Fabra o  l’Associació Protectora de l’Ensenyança Catalana”.

La qüestió lingüística segons l’ABC el 2020

La controvèrsia sobre la llengua o les llengües ha estat una constant al llarg dels darrers segles, com s’evidencia en diferents discursos o escrits. Reclamar més reconeixement a la llengua pròpia genera, en moltes ocasions, un determinat rebuig i lamentacions, com s’ha evidenciat en alguns mitjans de comunicació  madrilenys.

A l’ABC es llegia, el 4 de novembre de 2020: ”El mismo día en que el Gobierno logró el aval del Congreso a los Presupuestos Generales del Estado, con los votos de ERC y de EH Bildu, Unidas Podemos suscribió ayer una iniciativa para extender el uso de las lenguas cooficiales, frente a la imposición legal del castellano.(…) El paso emprendido  ayer se plasmó en una proposición no de ley (…) supone una declaración de intenciones–, con la que se quiere instar al Gobierno a que se utilicen el catalán, el euskera, el gallego y el valenciano en las Cortes Generales, la Justicia, la Agencia Tributaria, la Seguridad Social y RTVE «con independencia de la ubicación geográfica» en que se hallen. En definitiva, extrapolar el uso regional de estas lenguas cooficiales a las más altas instituciones del Estado, igualándolas con el castellano, lengua común de todos los españoles (…).Los firmantes también exigen un paso al frente para obligar a los funcionarios que presten sus servicios en autonomías con lengua cooficial a desenvolverse a la perfección en el idioma propio de la región. (…) La izquierda radical y el nacionalismo reclaman que las lenguas cooficiales gocen del mismo «reconocimiento» que el castellano, no solo en el territorio nacional, sino en el ámbito internacional.”

El que seria la normalitat per a uns, per altres és encara, després de 300 anys, anomalia.

L’educació a Catalunya segons Sieberer en la dècada del 1930

En l’apartat 17, es fa evident que Sieberer trepitjà el terreny i que es va assessorar i en va treure un seguit de conclusions que concretà en: ”Nuevos métodos e ideas de la instrucción pública en Barcelona”. Hi recollia bona part dels avenços assolits en el món educatiu, des de la Mancomunitat (amb la interrupció de la dictadura de Primo de Rivera) fins a  la República.

Amb la Mancomunitat (1914-1923/25), els principis de l’anomenada “Escola Nova” havien deixat petjada i posteriorment s’assumirien en l’etapa  republicana. Es renovaren els temaris i es pretenia que els educats fossin ciutadans amb capacitat de raonar i de pensar. Entenien que invertir en educació  era bàsic. Aquesta havia de ser obligatòria, gratuïta i laica. Defensaven que calia modernitzar el país i assentar-hi una societat on l’home i la dona hi participessin democràticament. L’aplicació dels nous models no va ser fàcil i, a Catalunya, amb l’Estatut del 32 aprovat  s’establí una doble xarxa educativa: la de l’Estat i la de la Generalitat, amb un condicionant important, les noves escoles impulsades des de la Generalitat no rebrien dotació econòmica de l’Estat, sinó que el finançament  hauria de sortir del seu propi pressupost. Cal recordar  que l’Ajuntament de Barcelona gestionaria a través del Patronat Escolar una vintena de centres, alguns dels quals Sieberer visità i el que hi va trobar el feu opinar que determinades escoles de Catalunya la convertien en  una de les zones  capdavanteres  pel que feia a la pedagogia europea. Argumentava:

En toda disputa nacional, en todo conflicto entre el estado y una minoría, la escuela juega un papel preponderante. (…) en las escuelas públicas de Cataluña el castellano ha sido en todos los tiempos la lengua de enseñanza (…) Solamente, después de la caída de la monarquía (…) las reivindicaciones de los catalanes fueron un hecho, se decretó que en todas las escuelas del Estado en Cataluña se enseñaría tres días de la semana en castellano y tres días en catalán. El catalán sólo fue autorizado para lengua exclusiva para la enseñanza en los primeros años escolares, es decir, para los niños de cuatro a seis años. Esta solución bastarda no satisfacía ni a los castellanos ni a los catalanes…En el futuro ¿será el catalán o el castellano el que prevalecerá?”

Anotava també: ”la población, por razones de nacionalidad y de idioma, es hostil a la escuela del Estado, las escuelas privadas reciben un fuerte impulso. Más que ningún otro país. España es el país de la escuela privada, en virtud que hasta muy recientemente el Estado consagraba poca atención a la instrucción pública (…) la enseñanza religiosa adquirió una importancia preponderante. (…) la enseñanza en las escuelas religiosas era muy superior en extensión y en calidad a la enseñanza de las escuelas del Estado. Existían, además en Cataluña escuelas privadas, cuyo número había aumentado estos últimos años y en las cuales la enseñanza se daba en catalán; éstas debían su existencia al hecho de que los padres que deseaban educar a sus hijos en catalán, no tenían más que este medio a su disposición. En las escuelas de los clérigos, la enseñanza se da en castellano.

A comienzos de siglo la instrucción pública española estaba en un estado difícil de imaginar. El catalanismo, una vez llegado al poder y devenido influyente, no se encontró, pues, ante la tarea de catalanizar escuelas ya existentes, sino que se trataba más bien de fundar escuelas públicas en número suficiente.

Solamente en 1908 los catalanes abordaron por primera vez de una manera enérgica el problema de la miseria de la enseñanza. El presupuesto de la ciudad de Barcelona preveía la construcción de numerosas escuelas públicas modernas y descubría la indigencia de la enseñanza oficial (…) ese presupuesto fue tirado al cesto (…)  por el veto del alcalde nombrado por el gobierno español… esta pugna dura años (…) Y es solamente bajo la Mancomunidad creada en 1914 cuando grandes escuelas, cerca de una docena, durante tanto tiempo deseadas, fueron construidas. Apenas los edificios estaban terminados, cuando vino, en 1923, la dictadura de Primo de Rivera. Durante siete años estas soberbias construcciones quedaron inutilizadas. La dictadura mostraba más ambición en tender carreteras que en abrir escuelas (…) Actualmente los “Grupos escolares” -este es el nombre que se les ha dado…- reúnen alrededor de la cuarta parte de la juventud de Barcelona. Una segunda cuarta parte frecuenta las llamadas “escuelas unitarias” (seria l’equivalent a: un mestre, un pis i una classe, que podia  tenir entre 50 i 100 alumnes d’edats diferents…) el estado alquila un departamento en una casa particular, instala en la vivienda al maestro, crea una pared medianera en dos habitáculos, en la otra la clase, un modesto sueldo, y una pequeña suma anual para compra del material necesario y la escuela está lista para funcionar. (…)

El principio fundamental de las nuevas escuelas es la más completa independencia de cada una de ellas, (…) experiencia atrevida y revolucionaria, alabada por unos y condenada por otros. Un habitante de la Europa central, acostumbrado a las minuciosas ordenanzas, mira la independencia y la libertad de acción de las escuelas de Barcelona con ojos muy diferentes de los de un español. En Barcelona esta autonomía no sorprende, lo que es bueno para la futura prosperidad de la escuela, puesto que todo aquello que no se inserta dentro del cuadro y del ritmo habitual de vida, produce enemigos.

Cada escuela tiene la facultad de organizar o no las clases infantiles según el sistema Montessori (…) el maestro puede según su parecer, agrupar o no la enseñanza total en torno de un tema único. La libertad va tan lejos que yo he encontrado una escuela en la que el director, para hacer un ensayo bajo su responsabilidad, había introducido en las clases superiores el sistema de profesores especiales para cada rama, mientras que en general, incluso en las clases de 13 y 14 años, un solo maestro enseña a toda la clase. Se oye decir aquí por todas partes que lo mejor del hombre es su iniciativa personal y que, si se le destruye, ningún trabajo puede prosperar. Además, la libertad de trabajo a base de la propia voluntad y las propias ideas debe ser conservada a cada uno. Al director, al maestro y al niño. (…) desde este punto de vista no existe, pues, ninguna diferencia entre la escuela de 1900 y la escuela actual. El maestro de la escuela unitaria, dentro de un sombrío agujero, no tiene menos libertad personal en relación con las autoridades que el maestro de la escuela moderna espaciosa e higiénica.

(…) La administración municipal de Barcelona paga a los maestros que enseñan en las nuevas escuelas comunales una asignación importante, además del sueldo oficial. De esta manera estas plazas son muy buscadas, y la municipalidad tiene la posibilidad de buscar a los mejores maestros. (…) reina en las nuevas escuelas una atmósfera de abnegación pedagógica y de ardor en el trabajo que debe producir inevitablemente buenos resultados (…)

La gran mayoría de las escuelas solo funcionan desde 1931 o 1932, y la conciencia de poseer finalmente después de largos años de humillación,  escuelas que pueden rivalizar con las de otros países europeos, da ánimo para entregarse a un trabajo abnegado y asiduo. Cada maestro rehúsa admitir que él sea discípulo de algún pedagogo (…) el nombre que más se pronunciaba era Decroly (…), me han asegurado que no tendría ningún sentido el adoptar por completo un método extranjero,  (…) los niños catalanes soportan, por ejemplo, en las clases inferiores un ritmo mucho más acelerado que aquel a que se pueden adaptar los niños suizos o belgas. A los 14 años ellos estarán tal vez en el mismo punto que los alumnos de otros países, pero entre los 5 y los 10 ellos parecen, comparados con sus camaradas de la misma edad de los países del norte, precoces. Se trata tan solo de una precocidad intelectual, puesto que físicamente los niños españoles son mucho más frágiles que los chicos alemanes de uno y otro sexo, (…) Aquí no hay fetichismos de método. Aquel que no sea educador por vocación enseñará mal con los mejores métodos (….) el anti dogmatismo está en camino de convertir-se en dogma (…) la gran pasión de los niños y  niñas españoles es el dibujo (…) los niños catalanes están relativamente bien dotados para la expresión artística (…) He visitado una docena de escuelas y de ver gran número de clases en las horas de trabajo, jamás he encontrado ruido u desorden (…) La educación con vistas a un sentido de responsabilidad tan desarrollado y de una tal disciplina en el trabajo, sin extraño estímulo pasa por una de las tareas principales de la educación escolar. (…) el número de paseos y de excursiones instructivas es grande (…) lecciones de trabajo libremente elegido (…) las nuevas escuelas de Barcelona funcionan bajo el signo de la coeducación. Entre los países de Europa, España es ciertamente el que tiene la moral sexual más severa, tanto en la teoría como en la práctica. Resulta pues que la enseñanza mixta es una innovación más bien atrevida de lo que nosotros podemos concebir”.

Sieberer mencionava també a l’Escola del Bosc i l’Escola del Parc del Guinardó que tenien vegetació al voltant i la possibilitat d’explicar lliçons a l’aire lliure. En aquestes escoles confluien dos moviments aleshores en boga: l’higienisme -que tenia cura de la salut i l’educació física- i la pedagogia activa de l’Escola nova, que atenia la seva salut cultural, intel·lectual i social, amb teories i pràctiques que s’enfrontaven radicalment als postulats pedagògics tradicionals de la vella escola. Sieberer hi asseverava: ”La nueva escuela es laica.” Detallava que a Sarrià “cada día muy de mañana, numerosos autobuses llenos de escolares abandonan el centro de la ciudad para dirigirse…” a  les escoles de Jesuïtes, Escolapis o Maristes.

Barcelona i el catalanisme

L’apartat 18, portava aquest encapçalament: Barcelona y la obra civilizadora el catalanismo. En aquest contraposava parers divergents entre les dues capitals Barcelona i Madrid, assenyalant: ”No se puede uno imaginar el catalanismo sin Barcelona. I recordava que Prat de la Riba havia escrit, el 1905, quan era membre de la Diputació de Barcelona, quina mena de país volia:

 “España tendrá una ciudad llena de ideales sublimes, de fuerzas y riquezas naturales, a la cual solo le falta la consagración política para ser una de las principales ciudades del mundo, capaz de iluminar a un gran pueblo”.

L’observador austríac esmentava les desavinences i contrastos entre capitalitat i províncies, exposava:

Qué responden los castellanos? Cualquiera que tenga verdaderamente necesidades intelectuales solamente puede vivir en Madrid. Para él, la atmósfera de Barcelona es insoportable a la larga. Cualquiera que se dedique a estudios científicos solo puede hacerlo con éxito  en Madrid pues es solamente allí donde tiene todos los recursos a su disposición. ¿Dónde existe un segundo Prado?.

Pel que fa a l’obra civilitzadora del catalanisme valorava, com a lingüista, la   tasca desenvolupa per l’Institut d’Estudis Catalans, o l’Escola Normal, i també la Universitat Industrial o la Junta de Museus. Així mateix lloava, i potser havia captat que a Madrid no consideraven prou: “El non plus ultra  de los museos catalanes es el Museo de Arte Catalán (avui MNAC),  especialmente por la sección consagrada a la arquitectura y a los frescos románicos, ese Museo va a la cabeza de los museos europeos, en cuanto a la presentación y distribución  de las salas”.

Dedicava una especial atenció als esforços i entrega fets per persones o entitats privades, al marge del finançament públic, com la “Fundació Patxot” (Perla 39: Exiliats perseguits, exiliats compromesos), o les publicacions impulsades per Francesc Cambó per “alentar la ciencia catalana”. Recordava,  també, l’actuació de “La iglesia católica y en particular los conventos se cuentan también entre los que alientan los escritos catalanes.”

El llibre d’Anton Sieberer, ara, en català

El llibre d’Anton Sieberer, ara, es pot trobar en una versió en català Catalunya contra Castella. La problemàtica de la política interior espanyola de Pórtic edicions, 2020, 336 pàgines, amb una excel·lent introducció de Joan Esculies i traduït per Ramon Monton Lara. L’extensa i detallada introducció de Joan Esculies emmarca la vida, les activitats i el pensament de Sieberer i a més anotava que les reflexions d’aquest austríac es poden considerar una “carta als catalans i als espanyols actuals”,  tot i estar escrita 84 anys enrere. També destaca les quatre versions de l’obra:

  • Katalonien gegen Kastilien: zur innepolitischen, problematik Spaniens, 1936 (Catalunya contra Castella: la problemàtica de la política interior espanyola).
  • Spanien gegen, Spanien, 1937 (Espanya contra Espanya, ja era tota una, declaració d’intencions)
  • Espagne contre Espagne, a l’editorial J. H. Jeheber. Sieberer, encara, hi va incorporar un novè capítol sobre la guerra, amb el qual la cobria fins a l’inici de maig de 1937.
  • España frente a Cataluña, 1944, Traduïda i esporgada per Jordi Arquer, a partir de la versió francesa.

A la contraportada de l’edició en català del 2020, podem llegir:

Catalunya contra Castella va tenir recorregut i influència en l’àmbit internacional i en els cercles de l’exili, especialment a partir de l’edició en castellà que, amb algunes modificacions, en va fer l’exdirigent del POUM Jordi Arquer el 1944 a Mèxic i que va publicar amb el títol España frente a Cataluña. I constitueix un aportació important, en allò que plau i en allò que incomoda, per comprendre com operen encara avui els ressorts psicològics d’una part gens menyspreable de la nostra societat.

Podeu llegir un fragment de la introducció de Joan Esculies aquí.

Imatge 7: Portada de “Catalunya contra Castella” d’Anton Sieberer. Introducció de Joan Esculies, 2020

Imatge

Perla 58. Catalunya i els catalans vistos per tres intel·lectuals espanyols (1969)

“El imperativo principal de los catalanes es precisamente ser catalanes, ser importantes i ser actuales (Pedro Laín Entralgo, 1969)

Unes mirades al passat que ens ajuden a entendre el present.

Fa 50 anys, la revista Serra d’Or va publicar en la seva edició de febrer una portada on es llegia: Catalunya des de Castella, un resum d’una taula rodona feta l’any anterior a Madrid al “Club Pueblo”, un local del diari  Pueblo que s’identificava amb el sindicalisme “oficial y legal” en aquella tardor franquista.  Aquella taula rodona va ser organitzada  i moderada per Baltasar Porcel  amb un títol un xic diferent: Cataluña y su problemática vista desde Madrid” que s’ajusta a les reflexions que anem fent en aquestes Perles. El mateix any, Porcel  publicaria a la colección Jarama de llibres de Sinera tot el col·loqui a Cataluña vista des de fuera.

Portada “Catalunya vista desde fuera” a cura de Baltasar Porcel, 1970

A l’esmentada taula rodona  hi participaren  tres intel·lectuals que representaven  aleshores una concepció “oberta” sobre Espanya i sobre el  món  catòlic predominant a Espanya i on  alguns sectors, com els tres invitats, es mostraven disposats a abandonar les posicions nacionalcatòliques del  franquisme amb què s’havien identificat temps enrere, acostant-se als   canvis   concretats en  el  Concili Vaticà II  i l’encíclica de Joan XXIII  Pacem in Terris (1963). Aquesta,  representava un canvi de paradigma en fer  una crida a una esperança de pau  tot allunyant-se de la Guerra freda,  i  a més  s’insistia en valorar aspectes com la veritat, la justícia, la llibertat democràtica, o  la utilització normalitzada de les llengües dites vernacles en els actes eclesiàstics. Aspectes que una minoritària part del franquisme, acostumat a  encasellar a la població dins la triada d’adeptes, indiferents o desafectes, va anar modificant.

En el moment de la celebració d’aquell col·loqui s’havia viscut ja el Maig del 68 a París, amb  actituds i  eslògans  transgressors  allà  i aquí, com podien ser: “La imaginació al poder”, “Fes l’amor i no la guerra”, “La bellesa és al carrer”, ”Tots som jueus alemanys”, ”Siguem realistes, demanem l’impossible“ o “Prohibit prohibir”. El context històric era  la guerra del Vietnam, la primavera de Praga, la lluita pels drets civils i l’assassinat de Luther King, entre altres fets. El que va passar aquell 1968 transformà idees i valors morals, i neguitejà i creà noves inquietuds entre amplis sectors polítics i socials d’arreu del món, també al govern espanyol que controlava el mateix dictador Franco que havia celebrat al 1964, amb tota la pompa i publicitat 25 años de Paz, lema no compartit ja per determinat sectors de la societat. Un exemple, 17 de gener de 1969, uns estudiants defenestraren un bust de Franco que hi havia al paranimf de la Universitat  de Barcelona.

Dins d’aquest  context, al 1970,  l’escriptor mallorquí Baltasar Porcel va publicar un llibre: Cataluña vista desde fuera on argumentava amb  cautela el tema que suggeria en el títol, entenent  que era  necessari per obrir determinats ponts de diàleg:

”Este libro es tan necesario como deficiente (…) porque un tema como el catalán es prácticamente imposible de ser tratado sin ninguna traba tanto a las dificultades de orden político como a los lustros de subterraneidad a que ha sido sometido (…) en estos tiempos peninsulares, exige que cada uno, en la medida de las posibilidades, intente dialogar con el vecino (…) El conocimiento es la primera semilla del amor (…) Si la historia de España revela unos ininterrumpidos y graves problemas de convivencia entre sus clases sociales y entre los distintos pueblos (…) de no convivir, volveremos a con-morir”.

El tres convidats per Baltasar Porcel al col·loqui madrileny del 1969 foren  Pedro Laín Entralgo (1908-2001), José Luis López-Aranguren (1909-1996) i Joaquin Ruíz-Giménez (1913-2009), vorejaven els 60 anys i els tres havien col·laborat en el bàndol falangista i franquista durant la Guerra Civil i encara posteriorment uns quants anys més. Ruiz-Giménez havia estat ministre d’Educación Nacional (1951-1956). Laín Entralgo rector de la Universitat de Madrid, i ambdós nomenats a dit procuradors en les Corts d’aquell règim totalitari. López Aranguren, durant la Guerra Civil es mantingué al bàndol nacional, s’integrá al partit únic (FET y de las JONS) i col·laborà a la revista Vértice. Posteriorment tots tres s’allunyaren paulatinament del règim franquista, especialment a partir dels Fets de 1956 a les universitats a Madrid.

Joaquín Ruíz-Giménez, Pedro Laín Entralgo i José Luis López Aranguren, 1969.

L’objectiu d’aquella  trobada pública, amb aquells intel·lectuals, aleshores distanciats del franquisme, permetia a Porcel  escatir el que pensaven i deien aquells dels que ell ja valorava la seva actitud i enteresa moral. Porcel  segurament entenia que els mortals tenim com a mínim dues identitats: una personal i una social, una referida al jo i l’altre al grup o cultura de pertinença. Pretenia aconseguir, com a dinamitzador de la trobada, que responguessin i es manifestessin públicament i amb lucidesa sobre:    

la personalidad y los derechos de los catalanes y que sean apreciados por el resto de la Península de habla castellana (…) que catalanes y castellanos de espíritu abierto y constructivo nos veamos frente a frente e intentemos llegar a un acuerdo de convivencia sin tener que sufrir ninguna mutilación”.

Amb aquesta finalitat assenyalava que les frases recollides en el llibre eren les textuals ja que havien estat enregistrades en una cinta magnetofònica.

Sintetitzem les 8 preguntes i respostes del col·loqui.

1. Quina és la vivència personal de la cultura catalana per als tres intel·lectuals?

D’inici Porcel els preguntà quina era la seva vivència sobre la cultura catalana. Les respostes anaren en aquesta direcció:

Ruiz Giménez: “sigo muy de cerca la cultura catalana (…) no constituye (…) mi modestísimo acervo cultural (…) lo siento como una mutilación.

Laín Entralgo: Yo no entiendo ni hablo el catalán (…) residí en Valencia y conseguí hablar deficientemente el valenciano. (…) Cataluña ha sido un descubrimiento tardío.

José Luis López Aranguren:  (…) de los tres el que menos conozca el catalán (…) se trata de una falla, de una mutilación de nuestra generación y de otras anteriores (…) nosotros no somos solo tres señores que han conocido poco y tarde el catalán, sino el exponente de un problema general.”

2. Què opinen sobre l’autonomia catalana durant la II República?

En la segona pregunta, Porcel els digué: ”Ustedes vivieron la situación de Cataluña durante la República (1931-36), cuando se movía dentro de una autonomía que no satisfacía a la mayoría de los catalanes, que la creían escasa, ni a muchos españoles, por juzgarla excesiva. ¿Qué opinan ustedes?

L.E. (…) Fui un español típico que vio entonces en la autonomía catalana una especie de herida que se hacía a la patria española (…) en modo alguno seria excesivo ahora, hecho con un mínimo de buena voluntad por los hombres de uno y otro lado.

R.G. Durante la República apenas conocí el problema catalán (…) Veíamos el problema entonces más desde un punto de vista político y jurídico que no propiamente cultural, ni siquiera de ética colectiva (…) Ciertamente que para los hombres que entonces estábamos en Castilla, todo esto de los Estatutos nos parecía (…) una especie de política de desmembramiento.

J.L.A. (…) la autonomía que fue dada a Cataluña, creo que de ningún modo era excesiva, sino todo lo contrario (…) Al castellano, normalmente cerrado al catalán, el Estatuto, le pareció el regateo de los políticos, que concedían unas cosas a cambio de otras…

L.E. (…) no hubo, ni mucho menos, una voluntad de mutuo conocimiento (…) como ocurre hoy. A nadie se le ocurrió realmente conocer la vida y la cultura catalanas.

3. Perquè la cultura catalana fou escombrada de la vida pública?

La tercera fou una pregunta que  obsessionava al mateix Porcel. ”No puedo comprender como a partir de 1939 la cultura catalana, reflejo público de una sociedad, de su vividura que decía el Sr Laín, pudiera ser drásticamente barrida de la vida pública española ¿Por qué?(…)

R.G. (…) fue, en cierto sentido, una desviación de la victoria. Yo creo que en el bando de los que hicimos la guerra desde el lado nacional había unos hombres que, sí entendían el problema catalán, como el mismo José Antonio Primo de Rivera … (Porcel l’interrompé: No sé qué decirle…) R.G. Lo entendía a su manera (…) pretendía o intuía que el fenómeno catalán debía ser incorporado a la unidad nacional. (De nou Porcel exclamà: Ah…) R.G. continuà: ” (…) la pugna contra el Estatuto había sido en los dos últimos años de la República, uno de los grandes caballos de batalla de las fuerzas que después realizaron el alzamiento nacional. Y la victoria militar sobre Cataluña querían que se transformase, también, en una victoria total en la que desapareciese toda posible tendencia regionalista o secesionista (…) puede que usted haya usado una expresión excesiva al decir que Cataluña fue “barrida”. Porcel li recordà: ”en 1940 el Gobernador Civil Wenceslao González Oliveros ordenó a cualquier  funcionario sometido a proceso de depuración política a quien se oyese hablar en catalán, por sólo este hecho quedaba depurado al instante, sin necesidad de ningún otro trámite”, R.G continuà: sí, eso, fue una bestialidad, una bestialidad, pero (…) recuerdo que por los años 49-50, vi bailar públicamente sardanas en Cataluña y se cantaron algunas canciones en catalán (…)

L.E.” Usted, Porcel hablaba de la ineficacia “catalana” de los catalanes de la zona nacional (…) no habrían podido hacer nada. Estaban entonces tan crispadas, tan endurecidas, tan agresivas las cosas, no ya frente al catalanismo, sino frente a todo lo que fuese catalán, empezando por el idioma, si estos hombres querían vivir en la zona nacional, tenían que ser hombres de derechas, de derechas a secas. No de derechas “catalanas”. (…) la actitud anticatalana, debo decirlo, fue durísima a partir del principio de la guerra. Fue uno de los hechos (…) éticamente puede que sea el más grave por el que debemos entonar un “mea culpa”. Yo, que no participé en esta persecución, fui testigo de ello (…) no protesté, como habría debido hacer (…) no era nada fácil.” (…) Y la realidad es la existencia de la cultura catalana, de Cataluña.

J.L.A: (…) hubo en el Régimen una voluntad de totalitarismo. Y el totalitarismo es incompatible con el reconocimiento de una personalidad distinta, por insignificante que ella sea.

L.E: lo que pasa es que los catalanes vencedores lo fueron como miembros del equipo vencedor, pero en ningún modo como catalanes (…) Se resignaron. Yo creo que se resignaron demasiado.

R.G.: (…) Cuando, desde el 50 al 56, tuve la obligación como ministro, de ocuparme de los problemas culturales del país, sentí deseos de hacer algo por Cataluña (…) concretamente por su Universidad.

4. La llengua catalana s’ha d’equiparar a la castellana?

La quarta  pregunta fou sobre els drets de la llengua: ”¿Pero no opinan ustedes que hasta que el idioma catalán no se equipare en Cataluña, al castellano, no habrá una auténtica reincorporación catalana a la normalidad de la libertad?

L.E.: ”Si hubiese de contestarle de una forma personal y concisa, diría sí. Pero esta actitud mía queda muy lejos de poder ser una realidad dentro de la vida española donde las reservas, las tensiones, los recelos, son todavía enormemente graves (…) el programa tiene que tomarse un poco a largo plazo (…) No obstante reafirmo que en Cataluña el catalán debe ser una lengua oficial con plena vigencia”.

J.L.A.: “Contesto de la misma manera que L.E. se tendría que preparar la opinión. Sí, para que comprendiese que el reconocimiento de Cataluña no significa ninguna desintegración de España, mucho más dinámica, mucho más creadora (…) Intelectuales y no intelectuales tendríamos que comprometernos a prepararlo”.

L.E.: “(…) Yo, recomendaría a los catalanes inteligencia, tacto y, sin lugar a duda pactismo…

R.G.: En “Cuadernos para el Diálogo(revista cultural i política dirigida d’inici per ell mateix, tingué un ideari democratacristià i fou un dels  símbols del progressisme  entre els anys 1963-1976)  pedí la equiparación del catalán con el castellano. En el campo de la renovación litúrgica es alentador que dentro de Cataluña este hecho ya se haya realizado. Con prudencia y esfuerzo espero que de aquí a algunos años nos iremos acercando más a la normalidad. Me refiero a la equiparación jurídica, la cual comportaría, de hecho, una situación prevalente del catalán sobre el castellano, como es lógico, en Catalunya.

J.L.A.: Bien estaría que se produjese la situación (…) bilingüe (…) mucha gente dice que los catalanes tendrían que ser bilingües. Y yo creo que ni los catalanes ni nadie tendrían que ser bilingües. Cada ser humano tiene que tener una lengua, dígase lengua materna o como se quiera. No se pueden tener dos lenguas. Después de la propia, se pueden tener las que se deseen, y contra mejor. Los catalanes han de tener la lengua catalana.

L.E: Claro está (…) son personas idiomáticamente heridas, y heridas desde aquí, desde el Centro. Deseo una España en la que los catalanes tengan el catalán como lengua propia a todos los efectos.

5. Què creuen sobre el separatisme?

Porcel, coneixedor de què hi  ha paraules  estigmatitzades en certs ambients i que generaven i generen controvèrsia, incomoditat o incomprensió no la defugí i els demanà, en la cinquena pregunta: què els hi suggeria la paraula separatisme?

R.G.: ”Creo que existe una tendencia separatista por parte de los catalanes. Pero también creo que es una tendencia encendida por la parte contraria, la de aquellos que no comprenden los que hay de legítimo en esa voluntad de afirmación de la lengua y de la nacionalidad catalanas, y la dificultan”.

J.L.A.: ”Miren, si en Cataluña hay o no separatismo, es cosa de los catalanes. Nuestro problema es curar el separatismo que hay, y abundante, entre nosotros, los castellanos.”

L.E.: “En mi relación con Cataluña he tratado de ver qué era en realidad ese fantasma del separatismo (…) Es preciso pinchar el globo o fantasma del separatismo (…) Uno de mis temores de cara al futuro es que perdure demasiado la actitud hacia Cataluña provocada por la guerra y que ocasione entre los catalanes crispaciones que susciten un auténtico separatismo en persones que pueden llegar a un entendimiento. Aquí mismo estamos hablando con usted tres catalanistas.”

6. És Espanya un estat castellà i imperialista?

Porcel els  demanà l’opinió respecte a la imatge que tenien molts catalans de l’Estat espanyol en considerar-lo castellà i imperialista.

R.G.: ”Puede que sea excesivo eso de la imagen castellana e imperialista (…) De todas formas, todas las regiones, especialmente Cataluña y el País Vasco, tendrían que tener su lugar en una España descentralizada (…)”

J.L. A.: “De acuerdo (…) sería conveniente dar a luz (…) una nueva imagen de España y de la personalidad regional de regiones que no se las reconoce o que lo hacen deficientemente (…)

Porcel, nascut a Andratx en plena guerra civil,  es considerava ell mateix “un d’aquests animals estranys i mediterranis als que diuen catalanistes” i que no li havien ensenyat mai ni  la gramàtica catalana ni la historia, per la qual cosa entenia que de jove visqué dins d’un analfabetisme bastard ja que el idioma de casa seva no tenia cap legitimitat atès que la llengua de la seva terra  era una llengua exclosa.

Què pensen sobre els Països Catalans?

També els va interrogar sobre com veien: ”la unidad idiomática, cultural e incluso histórica entre el Principado de Cataluña, las Islas Baleares y el antiguo reino de Valencia. Lo que nosotros denominamos Países Catalanes.

L.E.: No sé (…) pero evidentemente, la actitud del valenciano respecto a la cultura valenciana es muy distinta a la del catalán, de cara a la cultura catalana… 

J.L.A.:” No conozco el problema (…) pero si debemos proponer una nueva visión de España a través de las regiones…

R.G.: ”…¿ no sería tan nocivo un imperialismo catalán como un imperialismo castellano? (…) no sería mejor mantener un pluralismo relativo dentro de esta zona que ampliamente podríamos considerar como zona de cultura catalana”.

7. Què pot aportar Catalunya a Espanya?

La setena pregunta del col·loqui s’orientà sobre què podia aportar Catalunya  a Espanya a banda de l’esperit comercial i el sempitern seny. Ho titulà: ”Castellanos, Catalanes”.

R.G.: ”Si la proyección española tiene que ser únicamente a través de la técnica económica me parece grave (…) Es absurdo desperdiciar la gran riqueza espiritual de Cataluña, y la experiencia nacida de sus condiciones sociológicas distintas de las del resto de España…

L.E.: El imperativo principal de los catalanes es precisamente ser catalanes, ser importantes i ser actuales

R.G.: Otro ejemplo es la vivencia de un criterio posconciliar, que se ha producido en Cataluña con más intensidad y rapidez que en el resto de España, y que actúa como impulsor, casi como contagio. (Fa referència al Concili Vaticà II anunciat el 1959, i desenvolupat en diverses sessions entre 1962 i 1965. Desencadenaria  tensions i una  renovació profunda en determinats sectors  de l’Església catòlica com  succeïa  amb els tres ponents d’aquell col·loqui ).

L.E.: El tanto por ciento de contemporaneidad que tiene el clero catalán es más alto, seguramente, que el que tiene la mayor parte del clero español.”

J.L.A.: “No crea que nuestra actitud es general ni siquiera numerosa entre intelectuales y políticos de aquí. Esta conversación de hoy podría dar una idea falsa. Es importante para ustedes, (…) que realmente cuentan desgraciadamente con pocas personas que puedan entender sus nobles, loables y legítimas aspiraciones.” …

8. Miren als catalans amb animadversió?

Porcel els interrogà  també si miraven als catalans amb animadversió. I les respostes foren:

R.G.: ”No, pero sí con inquietud entre el hombre mediano y las minorías dirigentes existe la inquietud  de que el problema catalán se convierta en uno de los más candentes futuros problemas nacionales.”

L.E.: ”Y más que una simple inquietud. Yo añadiría irritación (…) me parece brutal, injusta esta actitud, pero hay que partir de esta realidad (…) la presencia del catalán rompe los esquemas de la España vista desde aquí. El imperialismo que decía usted (…) es pereza, rutina, falta de imaginación. Mire: mientras no venga al Ateneo [de Madrid] un poeta a leer en catalán, y todo el mundo lo entienda, el problema no se habrá solucionado. Cuando estoy con catalanes, y hablan en catalán entre ellos me siento agradecido. Lo digo sinceramente. Es para mí una satisfacción, como una deferencia que se me hace.”

Els tres ponents d’aquell col·loqui de l’any 1969 i havien reconegut  públicament el mal tracte i la persecució de la llengua catalana, foren distingits  amb la Creu de Sant Jordi, condecoració atorgada per la Generalitat de Catalunya a personalitats o entitats que s’han distingit en el camp de les actuacions  culturals, professionals o  empresarials. L’any 1982 la reberen la  José Luís López Aranguren i Laín Entralgo i al 1988 Ruíz Giménez.

Al 2020 molt bona part d’aquelles preguntes i dels arguments sobre la visió de Catalunya i dels catalans des de fora, són encara plenament actuals.

Imatge

Perla 52. Errors i prejudicis antics vistos per l’austríac Anton Sieberer

Imatge principal. Cartell de Carles Fontseré per al Socors Roig Internacional

Un diagnòstic clar per a una situació complexa

Llegint les aportacions de Sieberer, en el llibre ja esmentat en les Perles 50 i 51, es confirma que coneixia prou bé la complexitat de Catalunya i també les seves relacions amb l’Estat, així com la intricada realitat de la diversitat, la incomprensió entre  sensibilitats polítiques i socials existent a Catalunya i a Espanya. L’austríac havia recorregut molts llocs d’Espanya i feu una perllongada estada a Catalunya al llarg dels anys 1934 i 1935, durant l’època de la Segona República.

Un cop retornat a Viena, s’assabentaria  que el 18 de juliol de 1936 s’havia produït  una revolta militar a Espanya i que, en part,  havia fracassat en no aconseguir controlar d’inici ciutats com Barcelona, Madrid, Bilbao o València, i començà  una llarga guerra civil. El llibre es va acabar d’escriure amb el conflicte ja començat i abans de l’ocupació nazi de Viena  (12 de març  del 1938). En ell  esmenta que el govern republicà  està ubicat a València després d’abandonar Madrid (del 7 de novembre del 36 al 31 d’octubre del 37). La guerra, doncs, no estava encara decidida  i ell apuntava que podia tenir tres finals. Un d’aquests avançava que seria “un calvario”.

Perla 52 mapa GC

Imatge: Mapa de la situació de la Guerra Civil quan València és la capital de l’estat 

Sieberer, va saber focalitzar a partir d’una acurada  mirada què estava passant a l’Espanya que va recórrer  i va voler entendre, i va recollir també les aspiracions que havia copsat en aquella  societat desigual del anys 30. Com a vienès era coneixedor de la defensa que feren els partidaris de l’Arxiduc Carles per  mantenir les institucions pròpies de Catalunya i que es perderen aquell 11 de setembre de 1714. Recordem que foren molts els exiliats  catalans que s’instal·laren a Viena (Francesc de Castellví, autor d’unes “Narraciones históricas”, bàsiques per conèixer els fets d’aquells moments, o en Carrasclet, comentat a la Perla 21). Aquells exiliats  deixaren petjada en la seva ciutat austríaca. Ho testimonien edificis vienesos com l’església de La Mare de Déu de la Mercè (amb imatges de la Mercè i Santa Eulàlia) o el monestir de Montserrat, com ha documentat  abastament Agustí Alcoberro a L’exili austriacista (1713-1747)

Sieberer, en la seva llarga  estada a Espanya, es va acabar d’informar sobre el terreny per tal de poder extraure una anàlisi que va sorprendre a Vicens Vives per la seva capacitat, sobretot, d’establir connexions i contraposicions  d’un mateix esdeveniment segons les òptiques castellana i la catalana. També pel fet d’apuntar divergències entre les diferents forces catalanistes al llarg del recorregut històric que fa. Esmenta i situa a molts  personatges destacats com Ramon Llull, Cambó, Companys, Prat de la Riba, Torras i Bages, Batet, Dencàs, Estelrich, Franco, Dr. Robert, Primo de Rivera, el poeta Maragall o Pi i Margall, de qui valorava el llibre de 1870: Las Nacionalidades. Escritos y discursos sobre federalismo i la seva activitat  dins el federalisme peninsular. Sieberer recollia una de les  seves assercions:

”todo hombre  era por esencia libre y soberano de sí mismo, y  entre soberanías no cabía ninguna sumisión, solo podían existir pactos.” 

Un dels molts exemples que demostren la seva informació historicista, la podem estimar quan fa referència  a un fet centrat en Alfons el Magnànim.  Li servia per posar l’accent en la  diferent manera d’entendre el poder i d’exercir-lo per part dels governants de Catalunya i  els de Castella, ja en èpoques ben llunyanes. Alfons el Magnànim o el Benigne (1327-1336) es  casà en  segones núpcies  amb Elionor de Castella i Portugal amb qui tingué un segon fill, Ferran. Amb la primera dona, Teresa d’Entença,  havia tingut el primogènit Pere (conegut com a Pere III). La reina Elionor va aconseguir el marquesat de Tortosa per al seu fill. Ho considerà insuficient i volia ampliar-ho amb més terres del Regne de València. La situació va provocar una protesta encapçalada per Guillem de Vinatea  a la mateixa ciutat de València (1333). Aquest va exposar davant el matrimoni “que allò era treure el regne (de València) de la Corona d’Aragó, i deixar València aïllada, que no seria res”. Davant d’aquest advertiment  

“la reina toda irada, plorant, dix: Senyor esto non consentiría El rei don Alfonso de Castilla, hermano nuestro, que él no los degollase todos”.

E lo senyor rei respós: ”Reina, reina, el nostre poble és franc e no és així subjugat, e Nós a ells com a bons vassalls e companyons”.

Finalment,  les donacions no es realitzaren, en respecte al tramat institucional català.

El pacte de San Sebastià

En el llibre de Sieberer es troben també referències al “Pacte de Sant Sebastià” de 1930, la proclamació de la República al 1931, als fets d’octubre de 1934 o a com poden  ser enteses paraules com separatisme o nacionalisme  en  ser pronunciades  per un castellà o per un català.

L’oposició va començar a organitzar-se i, l’agost de 1930, els republicans, els catalanistes d’esquerra i el PSOE van reunir-se a Sant Sebastià per articular una plataforma d’acció conjunta contra la monarquia. Hi van assistir Manuel Azaña (Acción Republicana), Alejandro Lerroux (Alianza Republicana), Álvaro de Albornoz (Partido Radical Socialista),  Marcel·lí Domingo (Partido Radical Socialista), Santiago Casares Quiroga (Federación Republicana de Galicia), Fernando de los Ríos (PSOE) i Indalecio Prieto (PSOE). Com a representants de les organitzacions catalanes van figurar-hi Manuel Carrasco i Formiguera (Acció Catalana), Macià Mallol (Acció Republicana) i Jaume Aiguader (Estat Català).

Perla 52. Pacto de San Sebastian

Imatge:  Primer Govern republicà presidit per Niceto Alcalà-Zamora i els seus ministres, molts dels quals eren signants del Pacte de San Sebastià

Espanya enfront Catalunya

A continuació, seguim aportant extractes del llibre España frente a Cataluña, segons la traducció de Jordi Arquer. Obra que  Vicens Vives entengué que calia llegir ja que, segons ell:   

la millor interpretació del moviment catalanista es troba avui dia a les pàgines d’Anton Sieberer ´Katalonien gegen Kastilien:zur innepolitschen problematik Spaniens´”. 

Fins i tot sembla que molts dels aspectes recollits són de plena actualitat, i cadascú podrà subratllar aquells que estimi més afinats.

En el capítol desè: ”Lliga – Esquerra”

Solamente con una lucha política tenaz se podía obtener lo que el Estado español no quería conceder voluntariamente. Política significa táctica y, con la cuestión táctica a emplear y de los aliados posibles, tocamos ya a una fuente inagotable de divergencias en el seno del catalanismo.

¿Hay nada más natural en los tiempos de realeza autócrata y de dictadura que un sector importante del catalanismo viese en las fuerzas republicanas y democráticas de España sus aliados naturales?… …obtención de un estatuto autónomo fueron precedidos del célebre Pacto de San Sebastián… la izquierda catalana hizo causa común contra el enemigo común. Ella veía dentro de un régimen efectivamente democrático en España, la única garantía de liberación duradera de Cataluña (…) El soplo de libertad general que tenía que entrar en España con la República democrática, las cadenas que hasta entonces habían ligado a Cataluña habían de caer. Una democracia española ya no tendría ningún interés en hacer de Cataluña una esclava. Esto es los que pensaban los que fueron a San Sebastián, la República en España significa una Cataluña libre, por lo que los republicanos españoles son nuestros aliados naturales… Amalgama de revolución y de liberación nacional…. (..) después de abril del 31 ya no se preguntó más si la política de Cambó de la derecha catalana durante la dictadura y el último año de la monarquía había sido justa o falsa, si se había sido perspicaz cubriendo, con su propio cuerpo, la monarquía hasta el último momento (…) la respuesta a esta política incomprensible a la mayoría de los catalanistas fue el triunfo de la izquierda, el juicio popular aniquilando a la derecha catalana (…) la inevitable oposición interior en el seno de un partido que es al mismo tiempo nacional revolucionario y social-conservador, conduce a un callejón sin salida y a la derrota (…) la “Lliga” había hecho con esta actuación la victoria de Macià. 

Es profundamente trágico que Cambó, el jefe incontestable del movimiento catalanista después de la muerte de Prat de la Riba haya tenido que abandonar el país para poner su vida en seguridad…. Las masas agriadas veían en Cambó al amigo del rey, el hombre de confianza del poder derribado, y olvidaban el gran catalanista que fue. (…)

La “Lliga” vio como le quitaron el fruto de su largo trabajo. ¿y quién? Gentes que a sus ojos no eran otra cosa que una masa confusa de advenedizos políticos.

I continua…

Es así como sobre el altar de la Cataluña autónoma, que nacía en su joven gloria y esplendor, todas las fuerzas de la Patria no se hallaron de acuerdo, sino que fue sembrado el germen de una grande disputa de hermanos y de una amargura que había de causar muchas desgracias. (…)

Los catalanistas de izquierdas habían hecho la revolución de acuerdo con los republicanos españoles, y así éstos habían ayudado a conquistar el poder a los primeros en Cataluña. La “Lliga” se atrincheró en 1934 detrás del Tribunal de Garantías Constitucionales, a fin de que este anulara las leyes decretadas por el Gobierno catalán en ejercicio de sus derechos autónomos, y conmovió de este modo la posición de la “Esquerra”. (…)

La revolución reprimida del 6 de octubre del 34 puso fin bruscamente a la supremacía de la “Esquerra”. El Estatuto no fue anulado sino suspendido por tiempo indefinido. Madrid podía escoger entre mandar a Barcelona a   castellanos con el fin de que demostraran a los catalanes por el antiguo método quien era el dueño del país o encargar a catalanes que tuvieran la confianza del Gobierno español… optaron por la segunda opción y algunos notables de la “Lliga” entraron en la Generalitat (…) Los que habían sido designados por gracia de Madrid aceptaron el mandato y continuaron en funciones hasta febrero de 1936, en los lugares de donde habían sido expulsados los representantes elegidos por el pueblo catalán por los fusiles castellanos; ellos ejercen las funciones cuyos titulares legales precedentes, nombrados por vía electoral, purgaban su pena en la prisión.

Si el Gobierno castellano hubiera tenido la intención de desacreditar para siempre a la “Lliga” en su propio país e inutilizarla desde el punto de vista político, no hubiera obrado de otra forma (…) ellos declararon que hacían conscientemente un sacrificio (…) a fin de alejar el peligro de un Gobierno autoritario puramente castellano. En el terreno táctico un segundo error (el primero su profesión de fe monárquica) … además estaba presente en la memoria de todos que la “Lliga” ayudó a establecer en 1923 la dictadura (…) 

En el orden de las cosas que la izquierda catalana tenga un programa más variado que la derecha, cuyo programa se limita a las reivindicaciones del catalanismo. En la izquierda un gran número de puntos de orden general añádase a él, por ejemplo, reivindicaciones concernientes a las horas de trabajo, los contratos colectivos, las relaciones de la Iglesia con el Estado, etc..; objetivos que los partidos no catalanistas procuraban también inscribir en su programa. Es justamente esa amalgama de objetivos catalanistas y de reformas sociales lo que tuvo tal éxito, cerca de una parte considerable de la población. (…)

Comparado con las necesidades del momento, el catalanismo, tal como la “Lliga” lo predicaba, aparecía como un programa de intelectuales y la “Lliga” como un partido de torre de marfil. (…)

El hecho de haber ganado al catalanismo un número de obreros que no es de menospreciar, tiene una grande importancia. Precedentemente era imposible imaginar el catalanismo sin sus estrechos lazos con la iglesia católica. Había obispos que eran catalanistas fervientes y notables. (…) pero desde que la nueva forma de catalanismo predomina, y desde que el catalanismo de la “Lliga” ha pasado a segundo plano, muchas cosas naturalmente han cambiado: Torras i Bages, obispo de Vic, escribió a comienzos de siglo” O el catalanismo será religioso, o no será”. Estas palabras parece que han perdido su valor. (..)

Con la guerra civil (…) el catalanismo de derecha, en tanto que fuerza visible y efectiva, ha desaparecido de la superficie de la tierra. Sus jefes están en el extranjero o han dejado de existir. Los miembros de la “Lliga” que han quedado en el país han devenido una masa amorfa a la cual falta toda significación política. Son náufrago cuyo navío ha sido destruido por la fuerza de los acontecimientos. Su elasticidad política les habría permitido el reconocimiento de Franco, a condición de que este acordara a Cataluña una extensa autonomía. Leemos en el “Mercure de France” del 1º de diciembre de 1936, en un artículo escrito por un catalanista de derecha” Si el general Franco quisiera reconocer el hecho catalán y dulcificar sus exigencias dictatoriales a este respecto, una gran parte de la opinión pública catalana estaría de ello satisfecha. Nosotros no somos partidarios de una dictadura: no obstante, la paz es siempre preferible a la guerra”. Para Franco las eventuales intenciones amigables de un partido, que no es ya dentro de su propia patria un factor de poder, no tienen, sin embargo, valor.

En capítol onzè: La revolución de octubre de 1934 en Barcelona.

Los resultados de las elecciones del 12 de abril de 1931 habían suscitado en Cataluña una ola de entusiasmo. (…) parecía que el espíritu de Cataluña se hubiera adueñado del poder en el país. La satisfacción de todas las aspiraciones a la autonomía parecía asegurada de un solo golpe. De nuevo podía mirarse cara a cara como un amigo al castellano. Algunos días habían sido suficientes para derribar el muro de odio y de desconfianza, que largos años había resistido a los esfuerzos bien intencionados. Este entusiasmo de luna de miel había de enfriarse un poco cuando empezaron en 1932 las negociaciones en el Parlamento de Madrid relativas al Estatuto autonómico catalán, al ver que el proyecto original que los catalanes habían preparado experimentaba una tras otra toda clase de mutilaciones.

El Estatuto (…) finalmente aprobado (…) no podía sin una gran dosis de buena voluntad ser aún celebrado como una conquista.

(…) octubre 34, Companys proclama la república catalana, no una república completamente separada de España. Sino una república catalana dentro del cuadro de una federación española (…) el general Batet respondió marchando contra el Palacio del Gobierno catalán (…). Es entonces cuando se pone de manifiesto la completa desorganización y el desorden escandaloso del “Estat Catalá” (…). La revolución catalana del 6 de octubre no fue solamente una derrota, sino que por su brevedad fue una vergüenza (…) el tiempo ha dado la razón a Companys. La resurrección política hacia el poder y la gloria siguió a la detención preventiva … la derrota había sido fecunda. En prisión, le acompaña la convicción de los catalanes de que había actuado como verdadero revolucionario, pero que había sido víctima de partidarios sin ponderación. En España, existe un sentido muy desarrollado de admiración por los mártires políticos. Algunos prisioneros simpáticos que se tratan de liberar hacen mucha más propaganda en favor de las elecciones que el más magnífico programa. (…)

Perla 52 soldats-generalitat-31721-png

El 6 de octubre no es solamente una desgraciada efemérides del calendario del catalanismo (…) las verdaderas causas de la ruina fueron la discordia interior y una falta de organización sin ejemplo.

En el capítol dotzè: Separatismo

El número de catalanes que verdaderamente toman posición en la cuestión del separatismo ha sido siempre muy restringido. Lo que será la solución definitiva del problema catalán, dependerá en última instancia del grado de buena voluntad del Gobierno español y de su comprensión de las reivindicaciones catalanas.  “Si nosotros vemos la posibilidad de ser a la vez españoles y catalanes estaremos completamente de acuerdo. Pero si se nos quiere obligar a renunciar a nuestros orígenes catalanes, para hacer de nosotros españoles cien por cien, dejaremos de ser españoles para ser otra vez enteramente catalanes”. Una política de opresión severa y despiadada no dejaría otra solución posible que la separación.

“En cada uno de nosotros se esconde en algún sitio un separatista, me ha declarado un día un catalanista notable. Si se nos veja y se nos disgusta, el separatista que hay en nosotros levanta la cabeza. Por imperativos de razón somos antiseparatistas. El separatismo es una cuestión de sentimiento (…) es pues, preciso que no se nos ponga en situación de perder todo discernimiento.

La palabra “separatismo” no ha sido inventada por los catalanes para designar su objetivo. Es una palabra que han empleado los castellanos para tratarlos de traidores a la patria. Separatista es una injuria. Quiere decir: ”Sabed que no somos tan bestias para no ver adonde vosotros queréis ir. Vuestro regionalismo es la piel de cordero con la que el lobo separatista se ha envuelto”. Este es, además, un método bien conocido para exagerar la enormidad de determinadas reivindicaciones incómodas y designarlas con una palabra que engendre miedo.

Los escándalos separatistas de los catalanes han hecho siempre el juego a los castellanos. Toda expresión o alusión separatista daba la vuelta a los diarios chovinistas y con su ayuda el peligro y las verdaderas intenciones del catalanismo eran sacadas de nuevo a la luz pública. Ya (Joan) Maragall se ha lamentado del eco monótono y odioso que vuelve a los oídos de los catalanes procedentes de las tribunas de los oradores castellanos y de las columnas de los diarios de la meseta, todas las veces que aquellos se atreven a expresar aspiraciones modestas: “Si nosotros hablamos de colaboración económica, se nos responde: separatismo; si pedimos un poco más de libertad dentro de la administración de nuestra patria, ellos se ponen todos a gritar: separatismo. Y al mismo tiempo querrían que nos sintiéramos españoles.

Prat de la Riba escribe en 1900 algo análogo:” Si nosotros llevamos la barretina o si cantamos los “Segadors”, esto significa a los ojos de los castellanos el non plus ultra del separatismo” (…) “sois vosotros los que sois separatistas, no nosotros: ese reproche en boca de los catalanes es tan viejo como el catalanismo y tan vivo hoy como el primer día. Cuando nosotros gritamos.” ¡Viva Cataluña!” vosotros entendéis “¡Muera España!”. Cuando nosotros queremos el bien de Cataluña, os parece a vosotros que es un complot contra Castilla. En todo lo que es una ventaja para nosotros veis un daño para vosotros. Sois vosotros -y no nosotros- quienes juzgáis los intereses de Cataluña y de Castilla inconciliables y fundamentalmente antagónicos”.

Perla 52 PratRiba-4716

Imatge. Retrat d’Enric Prat de la Riba com a President de la Diputació de Barcelona, obra de Josep Gallés i Malats 

El Dr. Robert, jefe catalanista y alcalde de Barcelona (…) “Si yo fuera separatista, tendría que desear que ellos se condujeran en Madrid cabalmente como lo hacen.” (…)

La policía de mano de hierro frente al catalanismo ha tenido ya la ocasión de hacer sus pruebas, la última vez, bajo Primo de Rivera, durante ese período de 7 años. Todas las demostraciones y manifestaciones del nacionalismo eran severamente prohibidas, bien pronto se tuvo la impresión de que el sueño de los castellanos habíase por fin realizado y que todas las cabezas de la hidra del catalanismo habían sido definitivamente cortadas. En diversas ocasiones el dictador declara que el catalanismo es asunto liquidado. ¡Cuán amarga fue la decepción, cuando en 1930 y 1931 pareció que el catalanismo no había expirado durante la opresión, como lo habían creído los partidarios de la dictadura, sino que por el contrario había ganado en fuerza de convicciones y en potencia combativa, para celebrar su resurrección, cuando cesa la violencia, con una plenitud de fuerza jamás vista hasta entonces!

A fin de demostrar lo absurdo, incluso la falta de pudor de las reivindicaciones autónomas catalanas, los castellanos invitan a las siguientes consideraciones: ¿Qué significa “autonomía”? ¿No quiere decir esto que Cataluña quiere rehusarnos todo control y toda influencia sobre su desenvolvimiento? Pero, pues que Cataluña continuaría siendo una parte de España, ella proseguiría en el futuro enviando sus delegados al parlamento español. Los castellanos no tendrían, pues, nada que decir en Cataluña; pero los catalanes, como lo han hecho hasta ahora, continuarían participando en las decisiones que regulan los destinos de España. Todo castellano seria mirado en Cataluña como un extranjero, indeseable; contrariamente, los catalanes querrían, sobre los derechos aumentados, los privilegios que ellos han disfrutado hasta ahora, en su patria grande. Ante tales pretensiones no podemos hacer otra cosa que mantenernos en nuestra convicción política, como en el pasado. La única reivindicación justa es y continúa siendo el mismo derecho para todos, un Estado para todos, cuya voluntad está compuesta de todos en la misma medida.

El anticatalanismo belicoso alcanza en Castilla a todas las clases de población. El núcleo de la catalanofobia no se encuentra solamente en la aristocracia castellana y en los generales, en el medio servil de los profesores y abogados de Burgos, Valladolid y Salamanca. Una proporción considerable del pueblo castellano alimenta parecidos sentimientos. ¡Muera el catalán insubordinado!  es en Castilla una consigna electoral que atrae a la multitud. Una gran parte del pueblo castellano se siente apasionadamente interesado en el mantenimiento del estado de cosas que ha existido hasta ahora, en la continuación del Estado español centralizador. Esta circunstancia quita a los hombres que se suceden en el gobierno, una parte de responsabilidad en su política catalana.

La mayoría de los castellanos (considera) la indulgencia hacia los catalanes como un crimen de alta traición.  (…) Lo decimos sin miramientos: los castellanos detestan y aborrecen no a los catalanes, sino más bien a los catalanistas. No cabe exigir de nosotros que escuchemos con calma la pretensión incalificable de los catalanistas de ser ellos un pueblo por sí mismo. (…)

No se puede, pues, esperar una solución por medio de la extirpación del catalanismo, o de una victoria ganada sobre él, ni cortando el nudo, derrotando a aquel completamente. No cabe otra cosa, pues, que un acuerdo para la solución del conflicto. Lo que resulta psicológicamente hablando, lo más difícil.

Una tensión tan fuerte en el interior de un país, especialmente cuando ella dura desde hace tanto tiempo en estado agudo, reclama a grandes voces una solución, que no sea de paños calientes: una solución así es engañosa, agota las fuerzas, las liga a un objeto estéril. E incluso el valor de una solución radical catastrófica solo trae el precio de grandes sacrificios la apariencia temporal de una solución.

Mas de una cabeza dura tendrá que inclinarse y será necesaria mucha paciencia y gran cantidad de buena voluntad, simplemente para allanar la montaña de los errores y de los prejuicios antiguos.

En el capítol tretzè:  ¿España está enferma?

Recorda la crisi del 1898 i el rebrot del catalanisme:

España no solamente es el país en el que el anarquismo juega aún un papel importante, es también el país en que la falta de disciplina del ciudadano prevalece sobre los decretos del Estado (…) Puesto que el Estado no representa gran cosa para el español ¿hay algo natural que no sea absolutamente nada para el catalán? (…)

No es solamente el carácter de un pueblo el que determina su historia, sino la historia la que forma, en una medida más grande, el carácter. (…)  El alma de España está enferma, dicen los poetas. La raíz de su mal es la ausencia de un objetivo purificador. Para remediar este hueco, se ha inventado el ibero americanismo. ¡Hosanna! Los españoles no han perdido su imperio universal. Si ellos ya no son el ombligo de un imperio político, son, no obstante, de una civilización que abarca la madre patria el mundo, de toda la América del sur y de la América central. Infundir a este vasto navío una nueva vida, es el objetivo ideal, buscado desde largo tiempo para curar a España.

(…) El ibero americanismo, no colmará probablemente las esperanzas… sería más normal buscar en la misma España objetivos capaces de traer el restablecimiento de su salud (apuntava aquí que faltaven projectes d’instrucció, de reforma agrària…). El amor a su patria chica es en España el sucedáneo del interés ausente por los destinos de la nación, (…) El catalán es ante todo, con toda su alma, catalán. La razón le aconseja no renunciar a pertenecer al gran Estado español o le convence de la inutilidad de tal esfuerzo.

Perla 52-cartell GC

En el capítol dinovè: Los catalanes y la guerra civil. 

(…) En el caso de una victoria del Gobierno de Valencia, la organización federativa de la España futura es casi segura. Los deseos nacionales y regionales estarían así satisfechos y las minorías contentas dejarían de ser los “enfants terribles” del Estado. Por el contrario, una España de Franco, no sentiría probablemente la menor veleidad de hacer concesiones a las minorías. Las viejas tensiones serían de este modo inevitablemente eternizadas y el germen de nuevos conflictos graves sería sembrado para el futuro. Catalunya puede ser conquistada, pero no convertida. 

El futuro impenetrable esconde aún una tercera posibilidad…. Acabar dividida en dos Estados…una España central gobernada por una dictadura y una Catalunya republicana (…) Sea lo que fuera (…) no parece en ningún modo que el calvario de España deba acabar con la guerra civil.

 

Perla 52 Els caiguts et necessiten

Imatge: Els caiguts et necessiten. Cartell de la Guerra civil. Generalitat de Catalunya