Perla 59. Llengua i educació segons Sieberer

Imatge Principal: Cartell Institut-Escola de la Generalitat de Catalunya, un centre escolar fundat a Barcelona durant el Govern de la Generalitat Republicana (1932-1933), el 3 de febrer de 1932, impulsat pel llavors conseller de Cultura Ventura Gassol. La seu era al Palau del Governador del Parc de la Ciutadella i el director en fou Josep Estalella i Graells.

Ordeno y mando

Quan, a les acaballes del 2020 i passats  42 anys de vigència de la Constitució de 1978, es difon l’existència d’unes cartes amb idees d’extermini adreçades al rei, aquest novembre, per un important nombre de militars ja jubilats, que tingueren comandaments rellevants no ja a la dictadura franquista sinó les darreres dècades, fa pensar en quina formació, quina actitud, quins valors, quins models, van poder inculcar o implantar  en els seus llocs de responsabilitat i de comandament.

Llegir les expressions publicades, que han quedat recollides també a través de grups de Whatsapp més col·loquials si es vol,  palesa  que una part de la societat militar enyora, defensa, admira i respecta l’obra de Franco i per tant, es posicionen clarament  contra un sistema sorgit de les urnes.

Empeltats del model franquista del ordeno y mando desautoritzen i es mostren partidaris de fer caure un Govern format després d’un determinat resultat electoral que no els agrada i que desacrediten.  Voldrien  del  monarca un: ¡¡Deme una orden!! , disposats a repetir  “las maniobras del 36”, el cop d’Estat militar contra el règim legal de la  2a República. Es llegeix que lloaven el cop d’Estat de 1923, del també militar Primo de Rivera, com el de 1936 elogiant la del irrepetible, referit a Franco, que trajeron paz y prosperidad a España”. Altres frases recollides apunten que:

“alguien tendrá que empezar a hacer algo (legal o ilegal)… no queda más remedio que empezar a fusilar a 26 millones de hijos de …” o defensen aspectes com: ”No quiero que estos sinvergüenzas pierdan las elecciones, No. Quiero que se mueran todos y toda su estirpe…Tal y como está la situación la única forma de atajarla es extirpando el cáncer”, amb al·lusions repetides contra  els  perpetus mals de la pàtria com són, a parer seu el: “gobierno social-comunista, apoyado por filo etarras e independentistas, que ponen en riesgo la cohesión nacional y amenazan la unidad de España”.

Llegir-ho ens fa basarda i ens retorna a unes ombres o petjades d’un temps passat, on s’havia proposat, a manera de metàfora, d’emprar un castic bíblic,  com escrivia  el metge i periodista Victor Ruiz Albéniz,  amb el pseudònim de Tebib Arrumi (el médico cristiano). Essent el cronista oficial de les “hazañas” de Franco, des de la seva època africana, aconsellà, en ocupar Barcelona (1939), extirpar amb un termocauterio els ideals del nacionalisme català, entès, jutjat i qualificat sempre com a separatisme.

Imatge 1: Franco i Tebib Arrumi, pseudònim de Víctor Ruiz Albéniz, avi de José Mª Ruiz-Gallardón, cronista del franquisme i de “¡Asturias por España”, 1939. Font: https://elblogdeacebedo.blogspot.com/

Avui en dia, a Alemanya, Itàlia i Àustria,  que varen viure dins d’uns règims totalitaris i feixistes, amb líders com Hitler, Mussolini i Dollfuss, admetrien també que membres que han format part dels respectius exèrcits, dins un sistema democràtic, manifestessin i defensessin, actualment, opinions feixistes com aquestes? No és una situació que evidencia els “peatges” resultants d’una transició sense depuracions?

Una visió austríaca de Sieberer

No podem saber la mirada d’avui de l’austríac Anton Sieberer, autor de Katalonien ­gegen Kastilien (Catalunya contra Castella),  al qual dedicàrem les Perles 50. “Katalolien gegen Kastilien…”, 51. “España frente a Cataluña…,  52. “Errors i prejudicis antics…Aquestes tres Perles recullen bona part del seu argumentari, on destriava amb mirada estrangera, curiosa i profunda, les relacions problemàtiques entre les societats espanyola i catalana  al llarg del temps, en especial sobre aquells  esperançadors i també convulsos anys 30, del segle passat. No està de més recordar  que  Vicens Vives  considerà que en pàgines escrites per Sieberer s’hi trobava la millor interpretació del moviment catalanista, ja que analitzà a manera d’una catalogació raonada diferents aspectes de les relacions i tensions entre “Katalonien i Kastilien”, avui diríem “Catalunya i Espanya”.

En continuem recollint retalls en l’edició en castellà que, amb algunes modificacions, en va fer Jordi Arquer el 1944 a Mèxic i que va publicar amb el títol España frente a Cataluña.

La qüestió lingüística segons Sieberer

En l’apartat 16 Sieberer es dedicava a descriure: La lucha por el idioma. Expressava:

”La lengua catalana no es soberana en su propio país. Hace 50 años era aún la cenicienta, buena nada más para unos groseros. Actualmente ha reconquistado dignidad y prestigio, pero queda no obstante mucho por hacer para reintegrarla en la plenitud de sus derechos.”

Els motius són ben coneguts des del Decret de Nova Planta de 1714, on Felip V invocant el dret de conquista excloïa la llengua catalana atès que:

Las causas de la Real audiencia se substanciaran en lengua castellana para ir borrando en cuanto se pueda aquel idioma materno, de nación tan rebelde…”… i seguirien moltes més disposicions en aquest sentit, encara que  massa vegades s’hagi negat, com recordàvem a la Perla 9, afirmant  de forma més que capciosa Nunca fue nuestra lengua de imposición”.

Reunim cronològicament una petita mostra, significativa i diversa, d’algunes de les moltes disposicions governamentals que ho desmenteixen al llarg del temps:

  • 1780- s’obliga a totes les escoles a ensenyar segons la Real Academia de la Lengua Española.
  • 1838- prohibeixen que els epitafis dels cementiris s’escriguin en català.
  • 1867- prohibició que les obres de teatre s’escriguin, “només “, en els dialectes de les províncies d’Espanya.
  • 1898- La Direcció General de Correus prohibeix parlar per telèfon en català.
  • 1902- Decret Romanones en què s’obliga que l’ensenyament escolar sigui en castellà.
  • 1924- La dictadura de Primo de Rivera fa un decret per sancionar a tots els mestres que utilitzin el català.

Anton Sieberer va escriure, segons la traducció de Jordi Arquer:

En el siglo XIX, Cataluña era un país bilingüe. (…) las funciones superiores eran reservadas a un idioma extranjero, (lo que) significa para un pueblo un debilitamiento extraordinario de sus propias fuerzas. (…) ¡Con que dificultades tropieza un pueblo para elevarse a grandes alturas, cuando no puede servirse ya de su lengua materna como medio de expresión intelectual! ¡Qué desigualdad fatal de condiciones en la competencia con otras naciones! (…) No es que los catalanes rehúsen aprender lenguas extranjeras. Todo lo contrario: en Barcelona el estudio de idiomas está más en boga que en ninguna otra ciudad española.

Hacer del catalán la lengua familiar y de escuela, la lengua de los tribunales y del vasto engranaje oficial, de las ordenanzas públicas, de los diarios, de la vida mercantil, de los libros, del arte y la ciencia, es el objetivo de los catalanistas. El catalanismo podría renunciar a todo el resto, pero, abandonar la lucha por el idioma sería renegar de sí mismo.

Un pueblo que pierde su idioma deja de ser un pueblo, puesto que pierde su más poderoso medio de comunicación y su natural delimitación. Para los catalanes su idioma es la llave de todas sus reivindicaciones nacionales (…) los centralistas españoles por su lado no muestran ningún deseo de dejar sobre esta cuestión, el campo libre al adversario (…)

Nosotros no ganamos nada con una publicación en lengua castellana, me aseguran los profesores catalanes ¿Cuántos lectores reciben aun las revistas españolas? (…)  Las revistas francesas dominan el mercado.

La ciencia española no se encuentra a altura tal, que la joven ciencia catalana pueda experimentar el prurito de marchar tras sus pasos. Si Madrid se ha convertido en el centro científico del país, esto no es en modo alguno el resultado del juego de las fuerzas naturales. Se ha levantado allí un centro con biberón, por la voluntad suprema del Gobierno. El presupuesto de la Universidad de Madrid es nueve veces más elevado que el de la Universidad de Barcelona, es decir que la primera tiene nueve veces más dinero del Estado a su disposición para laboratorios, clínicas y bibliotecas.

Si los fondos públicos faltan para sostener las publicaciones científicas en Cataluña, se encuentran proveedores de fondos privados, patriotas, que no tienen miedo de dar grandes sumas para que se puedan editar libros escritos en catalán. Esos mecenas tienen para la vida científica catalana una importancia preponderante.

(…) desde los comienzos del catalanismo la controversia no se ha apagado entre los que pretenden que el catalán es un idioma y los que ven en él un dialecto. (…) idioma o dialecto, se ha convertido en la bandera y la consigna de dos ejércitos enemigos.

(…) Muy pocos de los que disputan para saber si el catalán es un dialecto o un idioma, saben decir donde se encuentra la frontera entre uno y otro; aunque la cuestión ha sido resuelta desde hace mucho tiempo en favor de los catalanes en el Fórum de la Filología, el 90% de los castellanos pretenden firmemente y a pesar de todo que el catalán no es más que un dialecto”.

Com a lingüista que era professionalment, Sieberer feia referencies elogioses a les tasques desenvolupades per l’Institut d’Estudis Catalans, Pompeu Fabra o  l’Associació Protectora de l’Ensenyança Catalana”.

La qüestió lingüística segons l’ABC el 2020

La controvèrsia sobre la llengua o les llengües ha estat una constant al llarg dels darrers segles, com s’evidencia en diferents discursos o escrits. Reclamar més reconeixement a la llengua pròpia genera, en moltes ocasions, un determinat rebuig i lamentacions, com s’ha evidenciat en alguns mitjans de comunicació  madrilenys.

A l’ABC es llegia, el 4 de novembre de 2020: ”El mismo día en que el Gobierno logró el aval del Congreso a los Presupuestos Generales del Estado, con los votos de ERC y de EH Bildu, Unidas Podemos suscribió ayer una iniciativa para extender el uso de las lenguas cooficiales, frente a la imposición legal del castellano.(…) El paso emprendido  ayer se plasmó en una proposición no de ley (…) supone una declaración de intenciones–, con la que se quiere instar al Gobierno a que se utilicen el catalán, el euskera, el gallego y el valenciano en las Cortes Generales, la Justicia, la Agencia Tributaria, la Seguridad Social y RTVE «con independencia de la ubicación geográfica» en que se hallen. En definitiva, extrapolar el uso regional de estas lenguas cooficiales a las más altas instituciones del Estado, igualándolas con el castellano, lengua común de todos los españoles (…).Los firmantes también exigen un paso al frente para obligar a los funcionarios que presten sus servicios en autonomías con lengua cooficial a desenvolverse a la perfección en el idioma propio de la región. (…) La izquierda radical y el nacionalismo reclaman que las lenguas cooficiales gocen del mismo «reconocimiento» que el castellano, no solo en el territorio nacional, sino en el ámbito internacional.”

El que seria la normalitat per a uns, per altres és encara, després de 300 anys, anomalia.

L’educació a Catalunya segons Sieberer en la dècada del 1930

En l’apartat 17, es fa evident que Sieberer trepitjà el terreny i que es va assessorar i en va treure un seguit de conclusions que concretà en: ”Nuevos métodos e ideas de la instrucción pública en Barcelona”. Hi recollia bona part dels avenços assolits en el món educatiu, des de la Mancomunitat (amb la interrupció de la dictadura de Primo de Rivera) fins a  la República.

Amb la Mancomunitat (1914-1923/25), els principis de l’anomenada “Escola Nova” havien deixat petjada i posteriorment s’assumirien en l’etapa  republicana. Es renovaren els temaris i es pretenia que els educats fossin ciutadans amb capacitat de raonar i de pensar. Entenien que invertir en educació  era bàsic. Aquesta havia de ser obligatòria, gratuïta i laica. Defensaven que calia modernitzar el país i assentar-hi una societat on l’home i la dona hi participessin democràticament. L’aplicació dels nous models no va ser fàcil i, a Catalunya, amb l’Estatut del 32 aprovat  s’establí una doble xarxa educativa: la de l’Estat i la de la Generalitat, amb un condicionant important, les noves escoles impulsades des de la Generalitat no rebrien dotació econòmica de l’Estat, sinó que el finançament  hauria de sortir del seu propi pressupost. Cal recordar  que l’Ajuntament de Barcelona gestionaria a través del Patronat Escolar una vintena de centres, alguns dels quals Sieberer visità i el que hi va trobar el feu opinar que determinades escoles de Catalunya la convertien en  una de les zones  capdavanteres  pel que feia a la pedagogia europea. Argumentava:

En toda disputa nacional, en todo conflicto entre el estado y una minoría, la escuela juega un papel preponderante. (…) en las escuelas públicas de Cataluña el castellano ha sido en todos los tiempos la lengua de enseñanza (…) Solamente, después de la caída de la monarquía (…) las reivindicaciones de los catalanes fueron un hecho, se decretó que en todas las escuelas del Estado en Cataluña se enseñaría tres días de la semana en castellano y tres días en catalán. El catalán sólo fue autorizado para lengua exclusiva para la enseñanza en los primeros años escolares, es decir, para los niños de cuatro a seis años. Esta solución bastarda no satisfacía ni a los castellanos ni a los catalanes…En el futuro ¿será el catalán o el castellano el que prevalecerá?”

Anotava també: ”la población, por razones de nacionalidad y de idioma, es hostil a la escuela del Estado, las escuelas privadas reciben un fuerte impulso. Más que ningún otro país. España es el país de la escuela privada, en virtud que hasta muy recientemente el Estado consagraba poca atención a la instrucción pública (…) la enseñanza religiosa adquirió una importancia preponderante. (…) la enseñanza en las escuelas religiosas era muy superior en extensión y en calidad a la enseñanza de las escuelas del Estado. Existían, además en Cataluña escuelas privadas, cuyo número había aumentado estos últimos años y en las cuales la enseñanza se daba en catalán; éstas debían su existencia al hecho de que los padres que deseaban educar a sus hijos en catalán, no tenían más que este medio a su disposición. En las escuelas de los clérigos, la enseñanza se da en castellano.

A comienzos de siglo la instrucción pública española estaba en un estado difícil de imaginar. El catalanismo, una vez llegado al poder y devenido influyente, no se encontró, pues, ante la tarea de catalanizar escuelas ya existentes, sino que se trataba más bien de fundar escuelas públicas en número suficiente.

Solamente en 1908 los catalanes abordaron por primera vez de una manera enérgica el problema de la miseria de la enseñanza. El presupuesto de la ciudad de Barcelona preveía la construcción de numerosas escuelas públicas modernas y descubría la indigencia de la enseñanza oficial (…) ese presupuesto fue tirado al cesto (…)  por el veto del alcalde nombrado por el gobierno español… esta pugna dura años (…) Y es solamente bajo la Mancomunidad creada en 1914 cuando grandes escuelas, cerca de una docena, durante tanto tiempo deseadas, fueron construidas. Apenas los edificios estaban terminados, cuando vino, en 1923, la dictadura de Primo de Rivera. Durante siete años estas soberbias construcciones quedaron inutilizadas. La dictadura mostraba más ambición en tender carreteras que en abrir escuelas (…) Actualmente los “Grupos escolares” -este es el nombre que se les ha dado…- reúnen alrededor de la cuarta parte de la juventud de Barcelona. Una segunda cuarta parte frecuenta las llamadas “escuelas unitarias” (seria l’equivalent a: un mestre, un pis i una classe, que podia  tenir entre 50 i 100 alumnes d’edats diferents…) el estado alquila un departamento en una casa particular, instala en la vivienda al maestro, crea una pared medianera en dos habitáculos, en la otra la clase, un modesto sueldo, y una pequeña suma anual para compra del material necesario y la escuela está lista para funcionar. (…)

El principio fundamental de las nuevas escuelas es la más completa independencia de cada una de ellas, (…) experiencia atrevida y revolucionaria, alabada por unos y condenada por otros. Un habitante de la Europa central, acostumbrado a las minuciosas ordenanzas, mira la independencia y la libertad de acción de las escuelas de Barcelona con ojos muy diferentes de los de un español. En Barcelona esta autonomía no sorprende, lo que es bueno para la futura prosperidad de la escuela, puesto que todo aquello que no se inserta dentro del cuadro y del ritmo habitual de vida, produce enemigos.

Cada escuela tiene la facultad de organizar o no las clases infantiles según el sistema Montessori (…) el maestro puede según su parecer, agrupar o no la enseñanza total en torno de un tema único. La libertad va tan lejos que yo he encontrado una escuela en la que el director, para hacer un ensayo bajo su responsabilidad, había introducido en las clases superiores el sistema de profesores especiales para cada rama, mientras que en general, incluso en las clases de 13 y 14 años, un solo maestro enseña a toda la clase. Se oye decir aquí por todas partes que lo mejor del hombre es su iniciativa personal y que, si se le destruye, ningún trabajo puede prosperar. Además, la libertad de trabajo a base de la propia voluntad y las propias ideas debe ser conservada a cada uno. Al director, al maestro y al niño. (…) desde este punto de vista no existe, pues, ninguna diferencia entre la escuela de 1900 y la escuela actual. El maestro de la escuela unitaria, dentro de un sombrío agujero, no tiene menos libertad personal en relación con las autoridades que el maestro de la escuela moderna espaciosa e higiénica.

(…) La administración municipal de Barcelona paga a los maestros que enseñan en las nuevas escuelas comunales una asignación importante, además del sueldo oficial. De esta manera estas plazas son muy buscadas, y la municipalidad tiene la posibilidad de buscar a los mejores maestros. (…) reina en las nuevas escuelas una atmósfera de abnegación pedagógica y de ardor en el trabajo que debe producir inevitablemente buenos resultados (…)

La gran mayoría de las escuelas solo funcionan desde 1931 o 1932, y la conciencia de poseer finalmente después de largos años de humillación,  escuelas que pueden rivalizar con las de otros países europeos, da ánimo para entregarse a un trabajo abnegado y asiduo. Cada maestro rehúsa admitir que él sea discípulo de algún pedagogo (…) el nombre que más se pronunciaba era Decroly (…), me han asegurado que no tendría ningún sentido el adoptar por completo un método extranjero,  (…) los niños catalanes soportan, por ejemplo, en las clases inferiores un ritmo mucho más acelerado que aquel a que se pueden adaptar los niños suizos o belgas. A los 14 años ellos estarán tal vez en el mismo punto que los alumnos de otros países, pero entre los 5 y los 10 ellos parecen, comparados con sus camaradas de la misma edad de los países del norte, precoces. Se trata tan solo de una precocidad intelectual, puesto que físicamente los niños españoles son mucho más frágiles que los chicos alemanes de uno y otro sexo, (…) Aquí no hay fetichismos de método. Aquel que no sea educador por vocación enseñará mal con los mejores métodos (….) el anti dogmatismo está en camino de convertir-se en dogma (…) la gran pasión de los niños y  niñas españoles es el dibujo (…) los niños catalanes están relativamente bien dotados para la expresión artística (…) He visitado una docena de escuelas y de ver gran número de clases en las horas de trabajo, jamás he encontrado ruido u desorden (…) La educación con vistas a un sentido de responsabilidad tan desarrollado y de una tal disciplina en el trabajo, sin extraño estímulo pasa por una de las tareas principales de la educación escolar. (…) el número de paseos y de excursiones instructivas es grande (…) lecciones de trabajo libremente elegido (…) las nuevas escuelas de Barcelona funcionan bajo el signo de la coeducación. Entre los países de Europa, España es ciertamente el que tiene la moral sexual más severa, tanto en la teoría como en la práctica. Resulta pues que la enseñanza mixta es una innovación más bien atrevida de lo que nosotros podemos concebir”.

Sieberer mencionava també a l’Escola del Bosc i l’Escola del Parc del Guinardó que tenien vegetació al voltant i la possibilitat d’explicar lliçons a l’aire lliure. En aquestes escoles confluien dos moviments aleshores en boga: l’higienisme -que tenia cura de la salut i l’educació física- i la pedagogia activa de l’Escola nova, que atenia la seva salut cultural, intel·lectual i social, amb teories i pràctiques que s’enfrontaven radicalment als postulats pedagògics tradicionals de la vella escola. Sieberer hi asseverava: ”La nueva escuela es laica.” Detallava que a Sarrià “cada día muy de mañana, numerosos autobuses llenos de escolares abandonan el centro de la ciudad para dirigirse…” a  les escoles de Jesuïtes, Escolapis o Maristes.

Barcelona i el catalanisme

L’apartat 18, portava aquest encapçalament: Barcelona y la obra civilizadora el catalanismo. En aquest contraposava parers divergents entre les dues capitals Barcelona i Madrid, assenyalant: ”No se puede uno imaginar el catalanismo sin Barcelona. I recordava que Prat de la Riba havia escrit, el 1905, quan era membre de la Diputació de Barcelona, quina mena de país volia:

 “España tendrá una ciudad llena de ideales sublimes, de fuerzas y riquezas naturales, a la cual solo le falta la consagración política para ser una de las principales ciudades del mundo, capaz de iluminar a un gran pueblo”.

L’observador austríac esmentava les desavinences i contrastos entre capitalitat i províncies, exposava:

Qué responden los castellanos? Cualquiera que tenga verdaderamente necesidades intelectuales solamente puede vivir en Madrid. Para él, la atmósfera de Barcelona es insoportable a la larga. Cualquiera que se dedique a estudios científicos solo puede hacerlo con éxito  en Madrid pues es solamente allí donde tiene todos los recursos a su disposición. ¿Dónde existe un segundo Prado?.

Pel que fa a l’obra civilitzadora del catalanisme valorava, com a lingüista, la   tasca desenvolupa per l’Institut d’Estudis Catalans, o l’Escola Normal, i també la Universitat Industrial o la Junta de Museus. Així mateix lloava, i potser havia captat que a Madrid no consideraven prou: “El non plus ultra  de los museos catalanes es el Museo de Arte Catalán (avui MNAC),  especialmente por la sección consagrada a la arquitectura y a los frescos románicos, ese Museo va a la cabeza de los museos europeos, en cuanto a la presentación y distribución  de las salas”.

Dedicava una especial atenció als esforços i entrega fets per persones o entitats privades, al marge del finançament públic, com la “Fundació Patxot” (Perla 39: Exiliats perseguits, exiliats compromesos), o les publicacions impulsades per Francesc Cambó per “alentar la ciencia catalana”. Recordava,  també, l’actuació de “La iglesia católica y en particular los conventos se cuentan también entre los que alientan los escritos catalanes.”

El llibre d’Anton Sieberer, ara, en català

El llibre d’Anton Sieberer, ara, es pot trobar en una versió en català Catalunya contra Castella. La problemàtica de la política interior espanyola de Pórtic edicions, 2020, 336 pàgines, amb una excel·lent introducció de Joan Esculies i traduït per Ramon Monton Lara. L’extensa i detallada introducció de Joan Esculies emmarca la vida, les activitats i el pensament de Sieberer i a més anotava que les reflexions d’aquest austríac es poden considerar una “carta als catalans i als espanyols actuals”,  tot i estar escrita 84 anys enrere. També destaca les quatre versions de l’obra:

  • Katalonien gegen Kastilien: zur innepolitischen, problematik Spaniens, 1936 (Catalunya contra Castella: la problemàtica de la política interior espanyola).
  • Spanien gegen, Spanien, 1937 (Espanya contra Espanya, ja era tota una, declaració d’intencions)
  • Espagne contre Espagne, a l’editorial J. H. Jeheber. Sieberer, encara, hi va incorporar un novè capítol sobre la guerra, amb el qual la cobria fins a l’inici de maig de 1937.
  • España frente a Cataluña, 1944, Traduïda i esporgada per Jordi Arquer, a partir de la versió francesa.

A la contraportada de l’edició en català del 2020, podem llegir:

Catalunya contra Castella va tenir recorregut i influència en l’àmbit internacional i en els cercles de l’exili, especialment a partir de l’edició en castellà que, amb algunes modificacions, en va fer l’exdirigent del POUM Jordi Arquer el 1944 a Mèxic i que va publicar amb el títol España frente a Cataluña. I constitueix un aportació important, en allò que plau i en allò que incomoda, per comprendre com operen encara avui els ressorts psicològics d’una part gens menyspreable de la nostra societat.

Podeu llegir un fragment de la introducció de Joan Esculies aquí.

Imatge 7: Portada de “Catalunya contra Castella” d’Anton Sieberer. Introducció de Joan Esculies, 2020

Deixa un comentari

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s